Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

Roma: Volver al pasado

Por Desireé Galizia

Fotos: Mariano García
@solesdigital

Los dioses estaban dando una hojeada al paisaje. Júpiter divisó siete colinas en una península y hacia allá dirigió un rayo poderoso desde su dedo índice y dijo: “esta va a ser la capital de un imperio”.

RomaRoma provoca. En cada una de sus esquinas se puede tropezar con siglos de historia. Cada muro cuenta escenas, secuencias, el pasado está presente y el presente se vuelve infinito. Caminar por sus pequeñas calles puede llegar a generar éxtasis en todo aquel que se considere amante de la historia. Y aquellos que no, pueden darse la posibilidad de dejarse sorprender por la magia de una ciudad maravillosa, que a pesar del paso de los siglos no pierde su encanto y brillo.

En la búsqueda de un inicio

En el siglo I AC el emperador romano Augusto le encargó al poeta Virgilio la escritura de una epopeya que le diera a la ciudad un origen mítico, y fue así como se escribió la Eneida, que narra la aventuras de Eneas, personaje heróico descendiente de los etruscos quien, después de haber ganado la batalla de Troya, vuelve a su tierra natal para instalar una colonia, en las márgenes del Lazio. Cuenta la leyenda que Rómulo y Remo, gemelos nacidos del vientre de la Rea Silvia, que había sido fecundada por el dios Marte, fueron colocados en una canasta junto al rio Tíber para no sufrir el mismo destino de los hermanos de Silvia, perseguidos a causa de una lucha de poder. Rescatados por una loba, son amamantados en su niñez, para años más tarde descubrir su procedencia y fundar, en el año 753 AC, la ciudad que lleva sus nombres.

Se puede iniciar el recorrido por el centro histórico, que contiene las principales estructuras del núcleo urbano de la Roma antigua. Allí se encuentra el Foro Romano, una imponente ciudad en ruinas que contiene cientos de arcos, columnas y templos, en donde tenía lugar el corazón de la vida metropolitana.

En la parte de atrás del foro se encuentra Piazza Venezia, cuyo monumento fue terminado de construir por Mussolini en los años en la época del fascismo. En contraposición con el foro, al que le da la espalda, el monumento fue objeto de críticas dado que su forma semicircular recuerda a una máquina de escribir, cortando el espíritu de las construcciones antiguas. El foro, a su vez, está conectado con el “quartiere patrizio” (barrio patricio) por la Via Sacra. Actualmente la Via Sacra se encuentra dentro del foro, pero es posible acceder al “Gran Circo” por otros caminos.

Recorrer la Via della Conciliazione podría parecer algo sencillo, hasta que de repente se alza la magnificencia del Colisseo, que deja a los viajantes con la boca abierta. Comenzado a construir por el emperador Vespasiano en el siglo 70 DC, su primer nombre fue “Anphiteatrum Flavium”, para después pasar a llamarse con su nombre actual en honor a una estatua, “El coloso de Nerón”, que hoy en día ha desaparecido.

Roma - Colisseo

Su propósito principal eran los juegos y mantener ocupada a la plebe mientras se dirimían asuntos centrales en el senado. Mundialmente conocido por las luchas de gladiadores, es un punto central del recorrido en el que vale la pena deternerse. Estar allí es sinónimo de viajar en el tiempo en sólo segundos. Desde las 80 filas de gradas pueden verse todavía los pasadizos subterráneos en donde los esclavos esperaban para batirse a duelo, y el espacio reservado para los emperadores, una escalinata de mármol blanco que, junto a la de los senadores, eran las que se encontraban más cerca de la arena. En frente del Colisseo se encuentra el Palatino, residencia noble de la que ya sólo quedan las ruinas.

La ciudad está atravezada por el rio Tiber, y uno de sus puentes mas notables es el “Sant‘ Angelo”, que conecta a la ciudad con el Castel Sant‘ Angelo, una verdadera pieza arquitectónica de lujo. El castillo fue inicialmente construído para ser el mausoleo del emperador Adriano, y cuenta con una estructura circular que hace recordar a un fuerte medieval, a pesar de haber sido construido en el año 135. Su uso fue báscimente militar, y es por esto que en su interior se encuentran exposiciones de armas antiguas y centenares de armaduras. En las “crónicas italianas” del escritor francés Stendhal puede encontrarse como escenario de las sangrientas luchas entre las poderosas familias romanas, quienes se debatían sus áreas de influencia armadas por grupos paramilitares de mercenarios.

El castel está unido al Vaticano por un muro. Cuenta la leyenda que existe un pasadizo secreto construido por un Papa que une subterráneamente el castillo con el Vaticano, utilizado por la eminencia para encontrarse con una de sus amantes, quien residia en esa fortaleza. Tener la bendición del Papa, en el año 1500, era sinónimo de poder para estas familias (los Orsini, los Campireali, los Colonna, los Borgia), y el visto bueno para hacer de las suyas.

Roma - Ciudad del Vaticano

La ciudad del Vaticano es el epicentro del catolicismo mundial. Allí descansan los restos de los Papas de todas las épocas desde San Pedro, cuyo monumento se encuentra en la parte central de la Iglesia. Su museo es visitado por miles de personas por año, cuenta con una inmensa pinacoteca, esculturas, los tesoros del vaticano y en sus recovecos se pueden encontrar hasta momias egipcias. La estrella es la capilla sixtina, pintada por Miguel Angel en el siglo XV, lugar en donde se celebran los cónclaves. Terminar el fresco le llevó 15 años, hoy en día puede admirarse como el capolavoro de Michelangelo Buonarotti.

En la época del Renacimiento, de la vuelta a los ideales clásicos, del renacer de la época oscura que había significado la Edad Media en relación a la inventiva y al arte, florecieron increíbles personas dotadas de un talento asombroso. Las familias nobles se engalanaban cumpliendo el rol de mecenas de diferentes artistas. Uno de los grandes escultores y arquitectos de la época fue Bernini (1598 / 1680) quien fue encargado para realizar obras que hoy en día decoran la principales atracciones de la ciudad.

Piazza Navona, la joya del barroco, construida con forma de estadio, alberga una de las mas famosas esculuras de Bernini: la fuente de los 4 ríos, que representa a los cuatro ríos más grandes del mundo, entre los que se encuentra el Río de la Plata, el Danubio, el Níger y el Nilo. Una curiosidad para tener en cuenta es que Bernini, enemistado con un arquitecto de la época llamado Borromini, cuando realiza la escultura y se entera de que uno de sus lados iba a estar enfrentado a la iglesia  creada por Borromini (Sant‘Agnese in Agone), esculpe la figura de un hombre que levanta los brazos sobre su cabeza, como si la fachada creada por Borromini fuese a caérsele encima. Antiguamente, Piazza Navona era el centro de los juegos atléticos romanos celebrados en la ciudad, motivo al cual le debe su forma, para constituirse como plaza en el siglo XV.  Otra famosa obra de arte es la Fontana di Neptuno, del célebre artista Giacomo della Porta.

Al final de la plaza se encuentra el Phanteon, cúpula erigida para realizar culto a las deidades romanas antiguas por Agrippa en el año 27 ac. A su izquierda se alza la famosa e increíble Fontana di Trevi, Esta marca el punto final de unos de las antiguos acueductos romanos, que traía agua pura desde una reserva que ubicada a 22 kilómetros de la ciudad. Dada su magnificencia, la fuente fue construida por etapas, desde 1625 hasta 1762, y entre sus arquitectos se encuentran personajes como Bernini, Salvi y finalmente Pannini, quien fue el encargado de terminar la obra. La Fontana di Trevi llega a Hollywood años 50, dado que fue el lugar elegido por Fellini para montar la escena mas famosa de La Dolce Vita, en la que Marcello Mastroianni y Anita Eckberg se tiran a la fuente. Si usted la visita, no olvide tirar una moneda, de otra manera no es factible su regreso a la ciudad.

14/4/2009

Notas relacionadas:

Galería de fotos: Roma

Buscan frenar el deterioro del Coliseo Romano

Roma posmoderna: destellos y algo más

Roma mira al futuro con su nuevo Museo del Siglo XXI

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú