Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

Evolución del paisaje urbano

Recoleta, la Buenos Aires parisina

Iglesia Nuestra Señora del Pilar - Recoleta


A poco de la fundación de Buenos Aires (1580), la actual zona de la Recoleta, se constituía en área de labor “extramuros”, rompiendo la cuadrícula ortogonal definida por Garay, para adaptarse a la configuración de la costa.

El área debe su nombre a la Orden de la Santa Recolección Franciscana, quienes hacia 1705, solicitaron al Rey de España, permiso para levantar un convento en los terrenos que actualmente ocupan el Cementerio, la Iglesia, el Centro Cultural, la Plaza Francia y la Plaza Mitre.

Las obras comenzaron en 1716 bajo la dirección de los jesuitas y hacia 1724, Andrés Blanqui o Bianchi, comenzó a construir la Iglesia, consagrada a Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza. El sector estaba comunicado con la cuadrícula de la ciudad por medio de la calle Larga de la Recoleta (actual Avenida Quintana). Su entorno netamente rural estaba integrado por huertas y chacras, las que hacia 1772 comenzaron a subdividirse. En 1775, se radicaron allí los Corrales y Mataderos del Norte, próximos a los cuales se instalaban las pulperías.

Ya en 1800 las obras empezaban a poblar los alrededores de la zona, en los “Campos de Marte” (Retiro) se levantaba la Plaza de Toros, el Parque de Artillería y la Batería de Cañones. Sin embargo los primeros cambios urbanos iban a producirse a partir de 1810, con el crecimiento del puerto y el aumento del volumen poblacional.

La influencia europea comenzaría a evidenciarse por la adopción de la arquitectura francesa del momento y por la infraestructura de servicios de origen inglés. Bernardino Rivadavia planteaba medidas urbanas para el futuro crecimiento de la ciudad.(avenidas, calles, plazas, etcétera).

Con la expulsión de los franciscanos del Convento de la Recoleta en 1822, parte del edificio fue destinado a Escuela de Agricultura y posteriormente a Asilo de Mendigos.

Recoleta - Buenos AiresEn la zona del huerto se comenzó a levantar el Cementerio del Norte diseñado por Próspero Catelín. Años más tarde, el Brigadier Juan M. de Rosas hizo construir su residencia en San Benito de Palermo (actual Parque 3 de Febrero).

Ya en la segunda mitad del siglo XIX, con la integración de la argentina a la economía mundial y con consolidación del país con la creciente inmigración europea comienza la transformación de la zona. El ferrocarril comienza a formar parte del paisaje atravesando la zona (FFCC del Norte que provenía de la Estación Central y llegaba hasta San Fernando).

No obstante el gran cambio en el lugar se debió a dos hechos significativos: el tranway (1869), que facilitó el acceso desde el centro de la ciudad y la epidemia de fiebre amarilla (1871), que produjo el desplazamiento de masas poblacionales de la zona de Catedral al Sur y San Telmo hacia el norte.

Hacia 1875, teniendo como punto de partida las ideas higienicistas del gobierno, aumentaron las obras de infraestructura (agua y cloacas) y aparecieron los grandes espacios verdes (verdaderos pulmones de aire para la ciudad). Entonces, el barrio se iba poblando de bellos edificios y esplendorosas quintas, cuyas arquitecturas evidenciaban una transculturación de arquitecturas europeas. La burguesía imitaba costumbres europeas y también sus residencias.

El modelo económico de Julio A. Roca se basó en ideas liberales, con lo que atrajo capitales europeos, a quienes otorgó las explotaciones de infraestructuras de servicios a partir de 1880. El intendente encargado de efectuar las grandes transformaciones de la ciudad fue don Torcuato de Alvear, y el Arquitecto Jefe de Obras Públicas, don Juan A. Buschiazzo.(Plaza de Mayo y Av. De Mayo).

Recoleta - Buenos AiresEste sector de la Recoleta se fue convirtiendo en un lugar de paseo gracias a los jardines proyectados por Carlos Thays, un lugar de suntuosas residencias rodeadas por jardines y de fácil acceso por las grandes avenidas (Callao-Quintana- Alvear). Hacia 1909, se abrían las plazas San Martín de Tours, Carlos Pellegrini, etcétera.

La tipología de vivienda elegida por los habitantes de la Recoleta eran los palacios de 3 ó 4 pisos, sobre amplios lotes cuya denominación original sería “hotel particulier” o “petit-hotel”, según sus dimensiones, con numerosos ambientes, amplios y decorados profusamente según los más puros estilos franceses e ingleses. Su estilo arquitectónico respondía a los dictados de la Ecole de Beaux Arts de París, como símbolo de status demostrativo de una elevada posición económica y ostentación de riquezas.

El nuevo siglo trajo grandes cambios sociales y políticos, como el acceso del radicalismo al poder como emblema de las clases populares (1916). Y en materia urbana con la creación de la Avenida de Circunvalación (General Paz), el subterráneo, etcétera.

Para ese entonces la Recoleta se había convertido en un barrio elegante donde alternaban personalidades nacionales e internacionales . Allí se levantaaban los hoteles más suntuosos de la ciudad (Alvear Palace Hotel). El tango se bailaba en el Palais de Glace, y los parques se poblaban de notables esculturas.

Ni la crisis del 30, ni la Segunda Guerra Mundial, interrumpieron el crecimiento estético de la zona ni tampoco la del Centro de Buenos Aires (ensanche de las avenida Corrientes, transformación de la Avenida Santa Fe en área comercial más prestigiosa, construcción del Obelisco).

El Congreso Eucarístico de 1934, trajo la visita de Monseñor Pacelli (luego Papa Pío XII), quien se alojó en la mansión de la señora Adelia Harilaos de Olmos (actual Nunciatura). En la década del 30, coincidiendo con la venida de Le Corbusier a Buenos Aires, aparece en escena el racionalismo arquitectónico, una nueva forma de ver la arquitectura, despojada de ornamentación académica o antiacadémica. Esta racionalización alcanzó también a la arquitectura de estilo como lo muestran las fachadas neoclásicas es la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, cuya monumentalidad aspiraba a reforzar la idea de estado poderoso muy proclive en los años de gobierno justicialista.o peronista (1945-55).

Buenos Aires Design Center - RecoletaLos años 50 estuvieron acompañados por la proliferación de los edificios de departamentos y galerías comerciales (Galería Alvear) y los 60 por la aparición de las fachadas vidriadas del Interational Style (curtain wall ), que dejaron su huella en edificios transparentes o espejados y que al principio coexistieron con los aportes del “brutalismo” como la Biblioteca Nacional (1962-92). El último tramo del siglo XX se tradujo en remodelaciones varias (Centro Cultural Recoleta-1979), arquitecturas de los shopings (Patio Bullrich 1988) y grandes paseos comerciales (Plaza del Pilar y Buenos Aires Design Center-1990).

Llegamos al año 2000, con una ciudad poblada de historia que invita a recorrerla y cuidarla; razón demás para considerar a esta zona, en particular Recoleta, como un Ärea de Protección Histórica, dentro de la nueva normativa del Código de Planeamiento Urbano, la que tiende a preservar nuestro Patrimonio Urbano.

Revista Soles – Nº 69.
Septiembre 2000.

Notas relacionadas:

Visitas urbanas por Buenos Aires

Buenos Aires, capital virreinal (1776-1810)

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú