Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

Buenos Aires Metropolitano

Quilmes, un lugar con identidad

Quilmes, balneario

Desde los primeros tiempos de la ciudad de Buenos Aires quedaron definidas las tres direcciones de los caminos de salida hacia el interior del país. En cada uno de ellos, y a una distancia aproximadamente igual desde la Plaza de Mayo, se dieron sendos asentamientos: San Isidro en la ruta hacia el norte, Morón hacia el oeste y Quilmes hacia el sur. Estos importantes centros del conurbano tienen sus registros históricos en el siglo XVII. En el caso particular de Quilmes dentro de un ámbito que asocia pampa, costa y Río de la Plata.

Reseña histórica de la "Reducción de la Exaltación de la Cruz de los Quilmes"

Su historia comenzó a mediados del año 1666. En dos grupos, que conformaban aproximadamente 200 familias, fueron expatriados a estas tierras —por orden del Gobernador Imperial del Tucumán, Alonso de Mercado y Villacorta—, los restos de la tribu de indios Quilmes. Ya diezmados, provenientes de los Valles Calchaquies, y con el propósito de lograr “su enseñanza religiosa, su mejor gobierno, y su utilización en tareas de construcción en la ciudad de Buenos Aires”, fueron trasladados a una geografía completamente ajena a su cultura. El tiempo demostró el desacierto de aquella “genuina” intención, al exponerlos a dificultades propias de otro paisaje, otra cultura, con una marcada distancia con los recursos que la naturaleza ponía a su disposición en su tierra nativa.

Poco a poco, aquel grupo original de 2000 indígenas, comenzó a decrecer ante la impotencia de hacer frente a las dificultades propias del desarraigo. Ya en los finales del año 1718, una epidemia de viruela disminuyó a más de la mitad el número de indígenas que habitaban la “Reducción de la Exaltación de la Cruz de los Quilmes”. En 1806, se produjo la Primera invasión Inglesa, y las costas de lugar fueron elegidas para el desembarco, sin encontrar obstáculos ni resistencia en los moradores de la zona, que ya eran un número mínimo. Transcurrieron los años y en 1812, se declara extinguida la Reducción y se da origen al pueblo de Quilmes, ordenándose el reparto de las tierras.

En 1826, las costas frente al referido paraje, fueron escenario del combate contra los brasileños. Luego de una intensa jornada de lucha, estas fuerzas fueron expulsadas de nuestras costas por las naves comandadas por el Almirante Guillermo Brown, razón por la cual, la imagen de la fragata 25 de Mayo, que estaba a su mando, forma parte de la heráldica del escudo que identifica al municipio.

La creación del municipio y el Balneario de Buenos Aires

Cerveceria QuilmesEn enero de 1856 se crea la Municipalidad. Corresponde a esta segunda mitad del siglo XIX la etapa de consolidación comunitaria que contribuirá, de manera categórica, a fundir un marcado sentimiento de identidad. Como hechos destacados pueden mencionarse: la llegada del ferrocarril en 1873, la iluminación publica, la fundación del Quilmes Athletic Club que denota la gran influencia inglesa en la zona y que llevó años más tarde, a la creación del Club Atlético Argentinos de Quilmes y al establecimiento del Colegio San Jorge. Otro hecho importante es que el 1º de octubre de 1890, sale a la venta la primer partida de cerveza producida por la firma Cervecería Quilmes (foto), propiedad de Otto Bemberg.

Biblioteca de Quilmes1912 es el año de la creación de la Escuela Normal, cuando ya contaba el municipio con 38.200 habitantes lo que triplicaba la población registrada en el censo de 1895. Siendo la única ciudad con franco acceso a la costa entre Buenos Aires y el importante puerto de La Plata, este particular hecho produjo un alto grado de desarrollo de su ribera, convirtiéndola a principios de siglo en un popular balneario. Las posibilidades de acceso se vieron reforzadas por la inauguración de una línea de tranvías el 1° de enero de 1873, servicio que durante años unió la estación Retiro y Plaza de Mayo con la costa quilmeña.

En el arranque del espigón de pescadores, fueron rearmados hacia fines del año 1916, dos pabellones utilizados en la exposición que conmemoró el centenario de la Revolución de Mayo, dando origen así a un inédito complejo recreativo. Contaba con un sinnúmero de entretenimientos, entre otros la galería de los espejos y una pileta construida sobre la costa provista de agua salada. La instalación de una pantalla sobre el río permitía la proyección de películas, disfrutadas por los concurrentes desde la gran explanada de madera construida sobre el río. La progresiva degradación del Río de la Plata, le quitó atractivo a la zona que sufrió un progresivo abandono.

En los últimos años, tras la renovación de la Rambla, este sector costero volvió a cobrar un marcado empuje. Se convirtió en un paseo obligado y en un polo de diversión nocturna. Su recorrido permite disfrutar el maravilloso paisaje del horizonte sobre el Río de la Plata, hasta llegar a las puertas del nuevo complejo denominado Bahía Quilmes, construido en el antiguo predio de la rambla de pescadores, con la explanada sobre el río y su famoso espigón que alcanza una longitud de 330 m (por muchos años el más largo de Sudamérica). La zona nos presenta una buena oferta de gastronomía y la posibilidad de la práctica de todo tipo de deportes náuticos, ya sea a través de guarderías de windsurf o mediante la utilización de las instalaciones del Club Náutico Quilmes, fundado en 1921.

De la Reducción de ayer, a la ciudad de hoy

Club Nautico de Quilmes

Este partido, que hoy forma parte del conglomerado urbano denominado Gran Buenos Aires, cuenta con una población que supera los 950 mil habitantes. Está integrado —junto con la ciudad del mismo nombre, cabecera del partido—, por las localidades de Bernal, Don Bosco, Ezpeleta y San Francisco Solano. Se vincula, en sólo quince minutos, con el centro de la ciudad de Buenos Aires, a través de la autopista a La Plata. El crecimiento de Quilmes se produjo acompañando su topografía, desarrollándose en sus comienzos sobre la cresta de las barrancas que naturalmente establecían el límite histórico de la ribera, hoy prolongado y recorrido por el bulevar de acceso a la misma.

Un gran número de colectividades se afincó en la zona, sumadas a las mayoritarias españolas e Italianas. Entre otras la británica, que ha dejado su impronta arquitectónica a través de los edificios de la Iglesia Presbiteriana San Andrés (1924) y la Iglesia Anglicana (1892). La colectividad rusa cuenta también con su representación religiosa en la Iglesia Ortodoxa ubicada en la esquina de las calles Vélez Sársfield y Lavalleja. En la localidad de Bernal se encuentra el complejo salesiano de la Obra de Don Bosco (1895), con su Parroquia y su Capilla Interna de cuidada arquitectura.

En el aspecto educativo puede destacarse la creación de la Universidad Nacional de Quilmes (Sáenz Peña 130) que desde su fundación en el año 1991, tuvo un crecimiento sostenido. En una recorrida por sus claustros puede verse un maravilloso ejemplo de refuncionalización arquitectónica: lo que décadas atrás fuera el establecimiento industrial de La Papelera Argentina, hoy alberga un importante centro educativo. De este modo se consolida la identidad de una ciudad que tuvo ciudadanos notables y un papel destacado en el desarrollo político, social y económico de nuestra historia.

Hechos y personajes que enorgullecen al Partido de Quilmes

Revista Soles - Nº 78
Julio de 2001

Notas relacionadas:

Buenos Aires, capital virreinal (1776-1810)

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú