Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

Turismo Cultural en Perú: Callao, Cañete, Chincha y Pisco

La ruta de la conquista, la esclavitud y la libertad

Puerto del Callao

Por Catalina Pantuso
catalina@octubre.org.ar

En el trayecto de la costa sur del litoral peruano entre el Callao, en la Capital de Perú, y la provincia de Ica muestra paisajes diversos: oasis en medio de los suelos áridos; valles fértiles y montañas totalmente despojadas de vegetación; costas accidentadas con sus pueblos rurales y su increíble mestizaje racial y cultural ya que en estas regiones conviven los descendientes de las comunidades indígenas precolombinas (Guarcos, Chinchas, Paracas, Nazcas e Incas), de los españoles, de los negros africanos, de los chinos y de los japoneses.

Desde el puerto del Callao, en Lima —la antigua Ciudad de los Reyes—, hasta la ciudad de Pisco, transitando hacia el sur por la Ruta Panamericana, hay algo menos de 300 Km. en los que se pueden vivenciar la presencia de la culturas de los guarcos, los chinchas, los españoles, los africanos y algo de los asiáticos.

Lo que en esta nota se identifica como la ruta de la conquista, la esclavitud y la libertad se extiende por las regiones peruanas de Lima, donde se encuentran los distritos de Callao y Cañete, y la de Ica con las provincias de Chincha y Pisco.

En estas tierras se consolida en gran parte la libertad de América del Sur ya que San Martín proclamó aquí la independencia peruana. Cuentan las historias del lugar que el 8 de setiembre de 1820, al desembarcar en el puerto de Pisco al frente de la Expedición Libertadora, San Martín, dispuso el descanso de sus tropas y se quedo dormido a la sombra de una palmera. En el sueño visualizó al pueblo entero que cantaba a la libertad y agitaba una nueva bandera. Al despertar, casi como en una visión, el Libertador vio en el cielo una bandada de aves de alas rojas y pechugas blancas. La mancha de aves se dirigía hacia el norte, tal como si trataran de señalar una ruta. Dicen que de esa intuición nació la primera bandera del Perú, que anunció el fin del dominio español y la esclavitud.

El puerto del Callao y la Fortaleza del Real Felipe

Fortaleza del Real FelipeEl punto de partida es el Puerto del Callao, al oeste de Lima. Se desconoce la fecha exacta de su fundación, sin embargo ya en los primeros mapas del Perú (1635) aparece esta ciudad portuaria. Por su cercanía a la capital, durante el Virreinato del Perú, fue conocido como el Puerto de Lima y era el más importante de toda la costa occidental de la América Hispana.

El distrito del Callao se extiende en una amplia bahía que se extiende al sur de la desembocadura del río Rímac. Está protegido por la isla San Lorenzo, la mayor del litoral peruano, y la isla El Frontón, donde se situaba la antigua prisión. A poca distancia se encuentran los islotes Redondo y Cavinzas, donde pueden verse las aves guaneras Otro atractivo son las Islas Palomino, donde habitan miles de lobos marinos en su estado natural.

Sus habitantes, llamados chalacos, son famosos por su rebeldía y fortaleza de espíritu. Ellos son muy religiosos, saben sostener sus razones y conservar sus tradiciones. Amantes de la música, desde hace once años se realiza el Festival de la Salsa Chim Pum.

Los afroperuanos del Callao y de Lima se han nucleado en diferentes instituciones, una de las más importante es la Mesa de Trabajo Afroperuana que articula las acciones de diferentes ONG’s, personalidades, etc. Gracias a las gestiones de estos grupos, se declaró el 4 de junio como el día de la cultura afroperuana.

Aquí se puede apreciar la Fortaleza del Real Felipe —fue construida en el siglo XVIII—, un complejo que también es conocido, como los Castillos del Callao. Es una de las pocas obras de arquitectura militar y la más grande que construyeron los españoles en América. Tiene una forma pentagonal abaluartada, con muros de 4 metros de altura y un perímetro externo de 1.580 metros, alrededor del cual se extendía un foso de agua de 16 metros de ancho por 2,5 metros de profundidad; a ello se sumaba un sistema de terraplenes que conseguía ocultar la vista de la fortaleza desde alta mar.

Esta ciudad, que fue tomada por los conquistadores, soportó el asedio de los piratas ingleses, sufrió graves desastres naturales —uno de los mayores fue el terremoto y maremoto de 1746— es la misma que el año 1821 celebró la primera toma del Real Felipe por parte del ejército al mando del General José de San Martín. Cuando se declara la independencia El Libertador ordenó quitar los escudos españoles de las fachadas y decidió cambiar el nombre de la fortaleza para bautizarla como Castillos de la Independencia. El Protector del Perú abolió la esclavitud y los servicios personales (mita y yanaconazgo), garantizó la libertad de imprenta y de culto, creó escuelas y la biblioteca pública de Lima.

Tuvo una gran importancia durante la guerra de independencia y en los primeros años de la república por su ubicación estratégica en lo militar al tiempo que controlaba el tráfico de mercaderías. Durante 1823 las tropas realistas retomaron la ciudad capital, sede del Primer Congreso Constituyente, por tal motivo los representantes del pueblo debieron trasladarse de Lima al Callao e instalarse en el Real Felipe. El 1º de octubre de ese mismo año, llegó Simón Bolívar para completar la independencia del Perú. En 1826 el ejército español se retiró definitivamente del Perú.

San Vicente de Cañete

musicos peruanosEn la Región de Lima se encuentra la provincia de Cañete (Km. 144), antiguo poblado del Señorío de Guarco, donde el valiente curaca Chuqui Manco resistió durante más de cuatro años el asedio de las tropas incas y finalmente decidió rendirse ante el Inca Túpac Yupanquique. En agosto de 1556 se registra, en ese mismo sitio, la fundación española de la Villa Santa María de Cañete.

La economía de Cañete es básicamente agrícola y se cultivan el algodón, la vid, el espárrago, y una gran variedad de frutas y hortalizas. La actividad pesquera es muy importante y son famosos sus camarones, que se utilizan en los platos típicos de la región.

Posee hermosas playas y paisajes naturales para la práctica de deportes de aventura. La localidad de Lunahuaná, es el punto de reunión de los amantes de los deportes de aventura como el rafting, el canotaje o el parapente

Junto a los conquistadores llegaron los primeros esclavos negros, quienes realizaban las tareas agrícolas que demandaban las haciendas. Actualmente tres de ellas son museos y pueden visitarse. La Casa Hacienda Arona con su capilla y el torreón; el Castillo Unanue (ex hacienda Gómez) que es el único de estilo gótico del país. Un párrafo especial merece la Casa Hacienda Montalván, en el distrito de San Luis; tiene amplios pasadizos, hermosos jardines y túneles; fue habitada por Bernardo O´Higgins, cuando fue desterrado de Chile.

Esta provincia fue reconocida en 1992 como Cuna y Capital del Arte Negro Peruano, por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. En 1971, se realizó el primer Festival de Arte Negro, cuyo principal impulsor y director fue el poeta y músico Nicomedes Santa Cruz. Este Festival, que se consolidó como una de las principales fiestas populares, rescata las coloridas manifestaciones afroperuanas, expresadas en danzas y canciones. Los festejos más tradicionales se dan en la Semana de Cañete (del 20 al 30 de agosto), en conmemoración al aniversario de la provincia. Se organizan con festivales folklóricos, competencias diversas y actividades de aventura.

Al abolirse la esclavitud en 1854 los negros fueron reemplazados por inmigrantes chinos que también dejaron sus huellas en el Club Colonia China, construido en año 1889 y muestra su estilo oriental.

El patrimonio cultural de esta provincia es muy valioso y cuenta con varios monumentos históricos y sitios arqueológicos.

Iglesia Colonial de Lunahuaná. Construida en el siglo XVII, se destaca por su arquitectura y construcción de estilo gótico. Es conocida como la iglesia de Santiago Apóstol, en su interior se conservan valiosos oleos, esculturas, prendas ornamentales.

Incawasi (casa del inca). Constituye uno de los sitios arqueológicos mas importantes de la costa peruana, fue llamado el Nuevo Cusco y sirvió de base guerrera para que los incas conquistaran el Valle del Guarco.

La Fortaleza de Ungara. Es un complejo arqueológico construido por los Guarcos a base de barro y piedra, para contrarrestar la arremetida de los incas.

Templo Japonés. Construido en la década de los setenta, es único del Perú y se convirtió en un centro de peregrinaciones.
e la cultura Paracas halladas en las excavaciones en los cementerios de la zona.

Chincha

Hacienda de San José de Chincha

A mitad de camino de la ruta de la conquista, la esclavitud y la libertad se encuentra la ciudad de Chincha (jaguar) que esta ubicada a 200 kilómetros de Lima. Sus orígenes se remontan al siglo IX, cuando llegaron los primeros pobladores del valle San Juan a las playas del litoral chinchano.

Los integrantes de este pueblo eran aguerridos y dominadores; afirmaban ser descendientes del jaguar. Entre 1458 y 1460, los chincha fueron conquistados por el Imperio Inca durante el gobierno de Pachacútec.

Durante el período colonial esta ciudad se destacó por el cultivo del algodón, y se pobló de esclavos que trabajaban en las plantaciones. Actualmente existen allí poblados rurales, cuyos habitantes son mayoritariamente de raza negra, donde además de las faenas agrícolas, practican el baile y la música aquí llamada "negroide".

Un dato histórico interesante de recordar es que en 1879, durante la guerra con Chile, cuando los hacendados dieron su apoyo al ejército invasor, mas de 300 campesinos negros tomaron y asesinaron a los administradores de las haciendas San José, Hoja Redonda y Larán al grito de ¡A matar hacendados! Los rebeldes intentaron tomar la ciudad de Chincha pero el levantamiento fue sofocado en los cañaverales de San José.

También aquí se encuentra vigente el folklore negro del Perú, especialmente en el distrito de El Carmen a15 Km. de la ciudad. La fiesta más tradicional es el Festival Verano Negro, donde abundan el pisco, el vino y sus rítmicos bailes al son del cajón peruano y el zapateo. En diciembre pueden presenciarse los mejores festejos en honor a la Virgen del Carmen.

La Hacienda de San José construida a finales del siglo XVII (distrito de El Carmen), guarda entre sus gruesos muros la historia de sacerdotes dominicos y jesuitas, de nobles españoles y negros. Se conservan el altar barroco, los bellos portales, y pueden visitarse los túneles y celdas de castigo para los antiguos esclavos.

El Tambo de Mora es un sitio arqueológico (a 11 Km. de Chincha) que vale la pena visitar, pues fue un importante centro administrativo de la época prehispánica.

Huaca La Centinela, ubicado al noroeste de Tambo de Mora, también integraba este complejo. Este sitio arqueológico es atribuido a los antiguos chinchanos (1200 d.C.-1450 d.C.), que lo habrían construido antes de ser conquistados por los Incas, éstos modificaron la estructura incorporando algunos elementos propios de la arquitectura incaica.

Se pueden visitar algunas bodegas vitivinícolas que se encuentran en la zona donde se degustan los diversos piscos que se preparan artesanalmente, así como las tejas, elaboradas en base a limón relleno con manjar blanco y nueces.

Pisco

Pisco

El último tramo de esta ruta es la ciudad de Pisco (pájaros) que se encuentra a 290 Km. al sur de Lima. Esta provincia, asentamiento de las culturas Paracas y Nazca, fue un antiguo poblado relacionado con la extracción de guano, fertilizante muy apreciado en el Perú prehispánico. Posteriormente la volvieron a fundar los conquistadores (1640), en las cercanías del emplazamiento indígena del mismo nombre, por esta razón apareció en los primeros mapas conocidos del siglo XVI.

En su gesta emancipadora, el Gral. José de San Martín (1820) desembarcó en el puerto de Paracas y se dirigió hacia Pisco, localidad que denominó Villa de la Independencia. Se instaló a 50 metros de la Plaza de Armas y desde allí emitió su primera proclama en suelo peruano: “Compatriotas: […]. El último virrey del Perú hace esfuerzos para prolongar su decrépita autoridad […]. El tiempo de la impostura y del engaño, de la opresión y de la fuerza está ya lejos de nosotros, y sólo existe la historia de las calamidades pasadas. Yo vengo a acabar de poner término a esa época de dolor y humillación. Este es el voto del Ejército Libertador”. Firmada: “San Martín. Cuartel general del Ejército Libertador en Pisco. Septiembre 8 de 1820. Primer día de la libertad del Perú”. Antes de emprender el viaje a Lima también creó la primera bandera del peruana.

Entre sus principales atractivos turísticos se encuentran:

Iglesia de la Compañía. A sólo 100 metros de la Plaza de Armas, fue construida en 1723; en su interior se destacan los altares cubiertos con pan de oro y los cuadros de la escuela cusqueña.

Restos Arqueológicos de Tambo Colorado. Se supone que fue construido durante el gobierno del Inca Pachacútec para servir de albergue a los soldados y las altas autoridades indígenas. El nombre Tambo Colorado proviene de la unión de la palabra quechua Tampu, que quiere decir lugar de descanso y el término hispano "colorado" debido al color de sus paredes.

Reserva Nacional de Paracas. Con 335 mil hectáreas, esta reserva es la única área protegida del Perú que comprende un ecosistema marino. El lugar es refugio para lobos marinos, pingüinos de Humboldt, flamencos o parihuanas y otras aves. La reserva se puede recorrer en automóvil y por mar. El recorrido marítimo comprende una excursión a las Islas Ballestas y las visitas a El Candelabro, un geoglifo de más de 120 metros de extensión y La Catedral, una gran formación rocosa erosionada por el viento y el mar. Para comprender la importancia de la Reserva de Paracas se puede visitar su Centro de Interpretación; este ofrece una interesante explicación de la biodiversidad y los peligros que afronta la zona.

El Museo de Sitio Julio C. Tello, presenta una exposición permanente de las piezas de la cultura Paracas halladas en las excavaciones en los cementerios de la zona.

31/07/2007

Notas relacionadas:

Descubren pinturas murales de 3.200 años en el Amazonas peruano

Encuentran pinturas rupestres en Perú que tendrían 8.000 años

Perú: Un agricultor daña con su tractor tres figuras de Nazca

Cultura Mochica: un encuentro con el Perú milenario

Cuzco, Perú: Donde las calles sí tienen nombre

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú