Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

Cuzco, Perú

Donde las calles sí tienen nombre

Texto y fotos: Patricia Moggio

CuzcoPerderse por las calles de alguna ciudad antigua con aire distraído siempre es recomendable. De vez en cuando mirar de reojo algún mapa, preguntar a la gente de paso y dejarse llevar por lo que se encuentra al caminar es uno de los grandes placeres de todo paseante. En la ciudad de Cuzco, uno se pierde y encuentra varias veces, ya se caminando en solitario, de algún amor o acompañado por amigos.

Cuzco, Cusco o Qosco ubicada al sureste de Perú, declarada capital histórica por la constitución peruana y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es uno de los destinos más visitados de este país. Algunas agencias turísticas la promocionan como “Cusco, ciudad imperial”; aunque el sistema de gobierno Inca no fue realmente un Imperio, simplemente porque no existía la propiedad privada y los medios de producción eran comunitarios.

Se le atribuye el diseño original de la ciudad al noveno Inca Pachacutec, quien fue reconocido como el iniciador de la expansión inca, la organización y consolidación del Tawantinsuyo (las 4 regiones incas). Se distingue en el plano de Cuzco antiguo la forma de un puma, con la plaza central Huacaypata haciendo el pecho y la colina de Sacsayhuaman la cabeza del felino.

Las construcciones incaicas han resistido, además de los años, varios terremotos gracias a su diseño antisísmico. También han debido soportar la tiranía del mal gusto español al edificar casitas coloniales sobre ellas. Un ejemplo es el famoso Coricancha, ancestral Templo del Sol, sobre el cual fue construido el Convento de Santo Domingo. La ciudad en sí tiene mucha historia, colorido y alegría en las calles. Es fácil encontrarse con alguna banda practicando música o bailando danzas típicas en una plaza, así como encontrar alimentos en cada esquina si pinta el hambre durante la caminata: hamburguesas, choclos gigantes, extraños brebajes de hierbas.

Cuzco

La calle Hatun Rumiyuq es la más visitada por los turistas. Se dirige desde la Plaza de Armas hasta el barrio de San Blas y en ella se puede observar la famosa piedra de doce ángulos. En la calle "De la Roca Mayor" se encontraba el palacio de Inca Roca, que actualmente pertenece al Palacio Arzobispal. El suelo y los altos muros de granito dan la sensación de que hasta el cielo se torna pétreo en esta delgada calle, la piedra magnetiza.

Más estrecha que la anterior, la peatonal Siete culebras se encuentra entre Choquechaca y la plazoleta Nazarenas. Las culebras, animal sagrado para los incas, se encuentran talladas en las piedras de la esquina del callejón. La representación de siete culebras corresponde a una simbología de uso universal, las conté y hay más, alrededor de doce. También es posible verlas talladas en las piedras de algunos frentes de casas. Esto hace pensar que allí vivieron personas importantes que protegían sus residencias con estas imágenes.

Aunque Cuzco haya varias heladerías, estas no son ninguna la especialidad regional. No se sabe entonces a qué viene el nombre de la calle Heladeros, donde se encuentra la casa del Inca Garcilaso. Hijo de conquistador español y de ñusta (princesa) inca, fue el primer mestizo que se animó a escribir y no le fue nada mal con sus Comentarios Reales de lo Incas. Es un antiguo caserón de piedra de dos pisos, con un amplio patio al que dan todas las habitaciones. Hoy este lugar es un museo y cuenta con un auditorio donde se realizan eventos públicos, por lo cual es fácil entrar y tal vez hasta degustar un vino peruano en su patio.

En la esquina de la calle Ataud con Cuesta del Almirante se encuentra uno de los palacios más atractivos, a una cuadra de Plaza de Armas, el Museo Inca. En su interior intenta mostrar la historia de Cuzco desde perspectiva inca, en sus salas exhibe líticos, metalurgia, colección de momias, cerámica, telares y queros. Si se continúa caminando una cuadra más, el paseo deja de ser fúnebre y cambia de color con la próxima calle que se llama Arco Iris.

Cuzco

El tierno nombre de la calle Abracitos despierta el interés de muchos turistas. Aprovechando la ocasión en su esquina suelen haber señoras que venden bebidas naturales, cócteles especiales contra la resaca, y otras yerbas. Por esta calle se accede al Qoricancha, Convento de Santo Domingo. A lo largo hay varias casas de venta de ropa típica peruana, polleras de vivos colores, bordados muy elaborados y tejidos de fuerte
entramado.

Ciudad de piedra y números. Todo símbolo que dejaron los Incas, con la fortaleza del granito fundiéndose a cada paso. Aunque encima se hayan construido muros coloniales, las construcciones incas llaman más, por la energía de su piedra, por los grabados de sus muros y por la sonoridad que provocan.

8/4/2011

Notas relacionadas:

Descubren pinturas murales de 3.200 años en el Amazonas peruano

Encuentran pinturas rupestres en Perú que tendrían 8.000 años

Perú: Un agricultor daña con su tractor tres figuras de Nazca

Cultura Mochica: un encuentro con el Perú milenario

Perú: La ruta de la conquista, la esclavitud y la libertad

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú