Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

Parque San Martín, Mendoza

Una trampa mortal para turistas

Texto y foto: Mariano García
@solesdigital

El asesinato a balazos de un turista australiano durante esta tarde pone en las primeras planas nacionales un secreto a voces que hasta hoy sólo corría entre los vecinos de la ciudad de Mendoza: el Parque San Martín es una trampa para los visitantes.

Un predio conocido y promocionado por albergar anualmente la Fiesta de la Vendimia en el anfiteatro Frank Romero Day, también alberga varias de las principales atracciones turísticas de la ciudad: el Monumento al Ejército de los Andes, el Jardín Zoológico, el Jardín Botánico y el Rosedal y el Estadio Mundialista, entre otras. Fue precisamente en las inmediaciones del Estadio Malvinas Argentinas que el turista de 31 años, identificado como Nicholas Heyward, iba caminando acompañado por una mujer australiana y un hombre francés cuando fue atacado.

A plena luz del día, no se trata del típico caso de estar en el lugar incorrecto en el momento equivocado: el gobierno de Mendoza y su Secretaría de turismo promocionan en invitan a los turistas a recorrer la zona sin ningún tipo de aviso o precaución. Mientras que los vecinos y el personal de la Comisaría Distrital N° 1 dan casi por una obviedad que al Parque San Martín “ya no se puede ir más” a causa de la delincuencia y los robos, los viajeros son llevados hacia la zona más peligrosa de la ciudad en una silenciosa emboscada.

El motivo es claro: el negocio turístico establecido en torno a la Fiesta Nacional de la Vendimia. La tradicional festividad agrícola surgida en los años ’30 no puede estar relacionada a la delincuencia e inseguridad que en la última década se adueñó del predio, hoy rodeado de villas de emergencia escondidas detrás de los cerros. Entonces, en un gesto típico de los tiempos que corren, la mejor manera de solucionar un problema es silenciándolo.

La cantidad de robos por día que se denuncian en la Comisaría N° 1, tanto de turistas como de locales, no merece gran atención a nivel nacional. En contraste con las imágenes festivas y coloridas que promocionan la ciudad cada otoño en ocasión de la cosecha vitivinícola, una decena de hurtos diarios en el Parque San Martín parece ser un daño colateral aceptable. Sentada en la sala de espera para hacer una denuncia por robo en su casa, una vecina cuenta que “antes iba a correr al Cerro de la Gloria, pero hace dos años que no voy más, ya no se puede estar ahí”. Junto a ella, una joven repite el protocolo de denunciar  el robo de su teléfono celular y pertenencias por enésima vez.

Es una tarde más en la rutina de la seccional. En la celda donde se van acumulando los detenidos del día el conteo llega tranquilamente a quince apenas pasado el mediodía. “De todos estos, solo uno quizás vaya a juicio, y lo más probable es que ni siquiera vaya preso”, se queja un oficial. “Somos muy pocos para un lugar tan grande y con tantos robos”, agrega otro, que mastica bronca por haber sido “castigado” y enviado a la peor zona de la ciudad, para trabajar en esa comisaría.

Pero hoy ocurrió un asesinato. Y de un turista extranjero. Hoy la trampa para turistas mendocina es noticia nacional. El hecho ocurrió a las 15.40, cuando Heyward se alejó unos metros de sus acompañantes en la Avenida Thays y aparecieron dos hombres a bordo de una moto que quisieron arrebatarle el bolso, según contó a la prensa el director de la Policía, Juan Carlos Caleri. Al no poder sacárselo, hubo un forcejeo y el turista recibió al menos dos tiros en el tórax y en el cuello.

Con las miradas atentas de todo el país, ahora sí, sobre el Parque San Martín, la Policía local movilizó a gran parte de la fuerza disponiendo de inmediato de un amplio operativo de rastrillaje,  con el auxilio de un helicóptero, para buscar a los homicidas. Mientras tanto, en las oficinas de la comisaría, una de las encargadas de tomar declaraciones a los imputados le consulta a la otra: “che, la madre de uno de los detenidos dice que lo dejemos adentro, que está cansada de venirlo a sacar todo el tiempo… ¿lo dejo así por escrito?”

28/4/2014

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú