Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

La Manzana de las Luces

Un recorrido por nuestras primeras instituciones

Por Catalina Pantuso
catalina@octubre.org.ar

Manzana de las Luces

La manzana comprendida entre las calles Alsina, Moreno, Bolívar y Perú fue sede de numerosos acontecimientos e importantes instituciones relacionadas con el quehacer histórico cultural del país. Se la denomina Manzana de las Luces en alusión a las “luces de la razón”, ya que fue un importante centro de desarrollo intelectual.

Allí se instalaron los jesuitas en los siglos XVII y XVIII que en 1712, sobre planos de Juan Krauss, comenzaron la construcción de la Iglesia San Ignacio (Bolívar 225). Inaugurada en el año1734 —es la más antigua de Buenos Aires— aún conserva el Altar Mayor original del siglo XVII, que fue tallado en madera y dorado por el maestro Isidro Lorea.

El edificio de la ex Procuraduría de Las Misiones ocupa el sector norte de la Manzana (Perú 222), fue construido entre 1730 y 1780 y era la sede del Procurador Provincial de los jesuitas, encargado de administrar el comercio de las Misiones del Guayrá. Se alojaban también aborígenes de las Reducciones, que desempeñaban diversas actividades. Además de las oficinas y los depósitos para los productos en tránsito desde y hacia las Misiones, las instalaciones disponían de una escuela y una farmacia. Luego de la expulsión de los jesuitas en 1767 por Carlos III, el lugar pasó a ser administrado por la Junta de Temporalidades. Funcionaron en este predio el Tribunal del Protomedicato (1780) que tenía a su cargo el control de las prácticas médicas; la Imprenta de los Niños Expósitos (1783) y se fundó aquí, el 12 de agosto de 1821, la Universidad de Buenos Aires, que ocuparía posteriormente la planta baja del edificio de la esquina de las actuales calles Perú y Alsina.

De la misma época son los túneles que posiblemente recorrían —a 5 metros de profundidad— un circuito que unía las iglesias, los edificios públicos, el colegio y el fuerte. Hoy ya no es posible recuperar su recorrido original porque hay tramos en mal estado y otros están cruzados por cimientos de nuevos edificios, cañerías, etc. Lo cierto es que aún no se conoce el verdadero fin de estas construcciones; algunos historiadores creen que sirvieron para protección y defensa o para contrabando de mercadería y esclavos. Cuentan los historiadores que la palabra “ratearse” tiene su origen en estos túneles que utilizaban los alumnos del colegio para escapar de sus clases, como ratas.

Los jesuitas crearon el Colegio Máximo, al lado de la Iglesia San Ignacio, con el fin de educar a la población. Fue cerrado con su expulsión y reabierto con el nombre de Reales Estudios y luego en la época del Virrey Vértiz como Real Colegio Convictorio de San Carlos. Desde 1863 es el Colegio Nacional Buenos Aires, reconocido por su excelencia.

La Sala de Sesiones de la Antigua Junta de Representantes de la Provincia de Buenos Aires (Perú 272) fue centro de importantes momentos de nuestra vida institucional desde el 1º de mayo de 1822 hasta fines del siglo XIX. Aquí se llevaron a cabo las discusiones en torno a la Constitución Unitaria de 1826; prestó juramento el primer Presidente Bernardino Rivadavia; Juan Manuel de Rosas asumió como Gobernador de la Provincia de Buenos Aires (1829 y1835) y en 1880 se debatió y ratificó la Ley de la Capital Federal. En 1884 por decisión del Ejecutivo Provincial, la Sala de Representantes pasó a poder del Gobierno Nacional. Desde 1895 a 1931 funcionó en ella el Consejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires y posteriormente se la utilizó como Aula Magna de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires, hasta 1972. Hoy funciona como auditorio cultural de la Comisión Nacional de la Manzana de las Luces.

La Manzana también fue sede del primer Banco de Buenos Aires, la primera Biblioteca pública, el Archivo General de la Nación, el Museo Público y, años más tarde, la Facultad de Ciencias Exactas y de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires.

Este lugar declarado Monumento histórico Nacional, funciona en la actualidad como un centro cultural (Perú 294) que cuenta con 3 salas de teatro y de exposiciones donde se proyectan ciclos de cine y se dictan diversos cursos y talleres. En el Antiguo Claustro de las Misiones Jesuíticas (Av.Julio A. Roca 600) se instaló el Mercado de las Luces, una feria de antigüedades y artesanías donde pueden encontrarse, entre otros objetos, excelentes piezas de platería.

Revista Soles - Nº 88
Junio de 2002

Notas relacionadas:

Visitas urbanas por Buenos Aires

Buenos Aires, capital virreinal (1776-1810)

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú