Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

Madaen Saleh, la ciudad prohibida

Arabia Saudita abre al turismo uno de sus secretos mejor guardados

Madaen Saleh

Arabia Saudita abrió al turismo una milenaria joya arqueológica, la ciudadela Madaen Saleh, que fuera declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008 y cuyo acceso estuvo prohibido casi un siglo por motivos religiosos.

La construcción de Madaen Saleh ("las ciudades de Saleh") se inició hace unos 5000 años, en el extremo noroeste del reino saudí, no lejos de la ciudad de Tabuk, y guarda una gran similitud con el cercano enclave de Petra, en Jordania, según un despacho de la agencia EFE.

El acceso a esta zona estaba vedado desde que la dinastía Al Saud tomase el control del país en 1932, en estricto cumplimiento de la orden del profeta Mahoma de no entrar allí salvo llorando y en ayunas, por el triste destino del pueblo que la habitó.

Según la tradición, el área estaba habitada por la tribu de los tamudeos, antepasados de los árabes, que poseían una cultura avanzada y la capacidad de esculpir inscripciones, además de construir casas y palacios en las montañas.  La zona fue habitada posteriormente por asirios, nabateos (autores de las principales construcciones y que tenían su capital en la cercana Petra) y romanos.

A fines del pasado diciembre, la Organización General del Turismo y la Arqueología saudí anunció que iba a abrir la zona a las visitas del público y que estaba dispuesta a recibir a turistas. En 2008, la Unesco designó a Madaen Saleh como patrimonio de la humanidad, convirtiéndose en el primer lugar arqueológico saudí con ese reconocimiento.

Madaen Saleh tiene una superficie aproximada de unos quince kilómetros cuadrados y contiene alrededor de 138 tumbas, algunas de ellas con inscripciones que registran la importancia que poseía el muerto en la sociedad, su nombre, y a veces su edad. Asimismo, alberga viviendas y mausoleos esculpidos en la roca de la montaña, también con inscripciones.

18/2/2013

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú