Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

Lago Puelo: paraíso orgánico

Texto y fotos: Jules Aymale

 Lago Puelo

Ubicada en la comarca andina de la provincia de Chubut, la villa turística de Lago Puelo es el paraíso para los amantes de la alimentación orgánica. Chacras y fincas dispuestas entre las montañas, arroyos y lagos de la zona vuelcan su producción agrícola y ganadera hacia un sistema sostenible y libre de agrotóxicos de origen químico.

Es sorprendente ver, para alguien de la ciudad, como entre los habitantes de la comarca se generó un micro ambiente , una especie de ecosistema renovable en el cual cada uno produce de manera orgánica alimentos para el propio consumo, el intercambio y la venta.

El sistema de producción utilizado es el de la agricultura orgánica. “Se trata de un método que consiste en la gestión del ecosistema en vez de en la utilización de insumos agrícolas. Un sistema que comienza por tomar en cuenta las posibles repercusiones ambientales y sociales eliminando la utilización de insumos, como fertilizantes y plaguicidas sintéticos, medicamentos veterinarios, semillas y especies modificadas genéticamente, conservadores, aditivos e irradiación. Este tipo de agricultura mantiene e incrementa la fertilidad del suelo a largo plazo y evitan la propagación de plagas y enfermedades” define FAO, Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.  Es decir que valiéndose de los recursos de la finca, la fertilidad del suelo y la actividad biológica, logran cultivos más sanos que benefician al medio ambiente y a la salud humana.

Como visitante de la comarca es posible recorrer las distintas fincas y chacras abiertas al público tanto así para hacer un recorrido agroturístico explicativo como también para comprar los diferentes productos que ofrecen. Andando los caminos que rodean las montañas, entre la vegetación local, hay que ir atentos a los carteles que van apareciendo al frente de las granjas: “Aquí quesos y dulces”; “Frutos rojos”; “Leche fresca”. Allí se pueden obtener las verduras más sabrosas y “reales” que se puedan imaginar, con un color, un cuerpo y aroma que no se conocen en las grandes ciudades. Zanahorias, remolachas, todo tipo de lechugas, tomates, zapallitos, cantidad de frutos rojos como cerezas, moras, frambuesas, arándanos, con sus respectivos dulces y conservas sin ningún tipo de agregado químico, así también como quesos y leche obtenida directamente de las vacas sin proceso tecnológico involucrado, pan casero, tortas y tartas, carnes y cereales, para citar algunos de los productos que se ofrecen.

Entre la cantidad de lugares para recomendar, encabezan la lista de productores orgánicos el “Centro de Investigación y Enseñanza de Agricultura Sostenible” (CIESA). Este centro experimental ofrece talleres teóricos-prácticos  para todos aquellos que quieran interiorizarse en el cultivo orgánico, buscando promover el desarrollo de huertas y granjas orgánicas, una vida solidaria y más cercana a la naturaleza. Algunos de los talleres que brindan están orientados a la formación en: huerta orgánica; permacultura; y cocina alternativa. También ofrece programas de investigación para estudiantes y profesionales del tema en: sostenibilidad de la producción; nuevas variedades de hortalizas y frutas finas; cultivos protegidos; control orgánico de plagas; y cultivos para compost. Además realizan venta directa de los productos que obtienen en la chacra, el visitante solo tiene que recorrer los cultivos y elegir directamente de la tierra que es lo que quiere llevar en el momento.

También existen otro tipo de opciones muy interesantes, para los que prefieren la comida ya elaborada, y un servicio más personalizado. Fincas donde sus propietarios brindan la posibilidad de hospedaje dentro de su propia casa, y con la opción de comer allí mismo las comidas elaboradas con los alimentos orgánicos de su propia producción. Sin duda una experiencia que muestra de cerca la forma de vivir en la comarca. Para los más aventureros siempre está la opción de los hostels, con el agregado natural del lugar, la mayoría de los mismos se encuentran en el medio de la naturaleza, rodeados de bosque de arrayanes, animales y cultivos propios, y basan su alimentación en los conceptos naturistas y macrobióticos.

Definitivamente Lago Puelo es el paraíso de la producción orgánica, pero primero es un paraíso en sí mismo. Sus paisajes, su gente y su sistema agrícola hacen de esta villa un lugar mágico que logra trasladar a sus visitantes a la vida natural en su estado más puro y armonioso. 

Información: Proyecto CIESA: Tel (02944)473005. Fax (02944)471512.
E-mail: proyectociesa@gmail.com

23/1/2012

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú