Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

El Kavanagh

Caprichos de una joven excéntrica

Arq. Luis Romo
arquitectoromo@yahoo.com.ar

Edificio KavanaghCorina Kavanagh era una joven estanciera. Su familia provenía de Irlanda y ella era excéntrica y vanguardista. Tanto que cerca de 1933 tuvo la idea de vender 2 de sus estancias para construir un edificio de rentas destinado a viviendas.

Para ello compró un terreno sobre la barranca que da a la  plaza San Martín, formado por la unión de las calles Florida y San Martín, que era propiedad de Carlos Tornquist, dueño del Plaza Hotel, que alguna vez pensó en que éste ocupara toda la manzana. El lugar estaba visto como “la gran puerta de entrada”  de la ciudad y para ello se estaba preparando con una serie de reformas en la plaza.

La intención de Corina era que el edificio le devolviera gran parte del dinero invertido. Para ello pretendía destinar el alquiler de los departamentos a jóvenes familias ricas de Buenos Aires, sobrevivientes de crisis económicas de unos años antes.

Para su diseño contrató al estudio formado por el arquitecto Gregorio Sánchez, el ingeniero Ernesto Lagos y Luis de la Torre.

En el terreno funcionaba una carbonera, y luego de la demolición y retiro de escombros se comenzó la construcción de la estructura en enero de 1934, la cual en principio iba a tener la misma altura que el Plaza. Luego de un pedido de aumentar la altura para reforzar la idea de “puerta de la ciudad”, la  municipalidad da la autorización debiendo dejar entre ambos edificios una calle o pasaje de 10 metros, que actualmente es el pasaje Corina Kavanagh.

En octubre de 1934 se terminó el hormigonado, con lo cual se conviertió en la estructura más alta del mundo. La obra se finalizó en septiembre de 1935 y el edificio se inauguró oficialmente en enero de 1936.

Con 110 metros de altura hasta su azotea y 120 hasta la cima del mástil, quedó establecido como el mas alto de Latinoamérica.

El Kavanagh presenta cinco volúmenes yuxtapuestos: uno central al que se adosan otros dos y a éstos, otros dos, menores. La parte central con sus dos costados da la simetría al edificio.

Edificio KavanaghSe compone de sótano, planta baja, 30 pisos con un total de 102 viviendas repartidas en 6 alas y un mirador en la terraza, a modo de piso 31. La planta baja fue dedicada a los grandes ambientes de recepción con entrada cubierta para autos, salas de espera, de informaciones, de teléfonos, toilettes, vestíbulos y galerías. Sobre el frente de Florida se ubicó la entrada principal, como también locales para negocios y sobre San Martín consultorios para profesionales con entradas directas desde la calle.

En el hall central se ubicaron los 12 ascensores rápidos que conectan los distintos pisos, y cuyo único punto  de encuentro es éste.

Los pisos 1º al 12º fueron ocupados por 6 departamentos en cada uno. Del 13º al 20º hay 3 por planta, el resto de los pisos (14º y 22º al 29º) tiene una sola vivienda. Los pisos 21º y 30º son técnicos (salas de máquinas y tanques de agua).

En 1948 fue aprobada la Ley de Propiedad Horizontal, la cual modificaba la propiedad de los inmuebles, apareciendo sectores de propiedad exclusiva (departamentos) y áreas de propiedad común (accesos, servicios, etc.), debido a la cual la propietaria perdió gran parte de su fortuna al tener que vender la mayoría de los departamentos.

Desde su inauguración el edificio ha sido superado en altura por otros de Buenos Aires, pero aún mantiene la belleza y majestuosidad con la que fue creado.

19/10/2009

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú