Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

Egipto llama “inmoral” el traslado de Nefertiti a Alemania

El busto de Nefertiti no es una más de las 5.000 piezas artísticas que fueron sacadas de Egipto de forma más o menos fraudulenta. Es un "tesoro de excepción para nuestra cultura", según Hawas, sólo comparable con otras cuatro cinco piezas que siguen repartidas por el mundo, por la que vale la pena presentar una petición formal de restitución”. El problema es que la esposa de Akenatón es también un preciado tesoro para Berlín y un imán turístico que aparece en todas las guías de la ciudad.

La "salida inmoral de la estatua de Nefertiti” hacia Alemania se produjo “tras el engaño" de las autoridades egipcias. Así lo aseguró Zahi Hawass, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, tras reunirse en El Cairo con la directora del Museo Egipcio de Berlín. Friederike Seyfried entregó a Hawass una copia del protocolo firmado en 1913 para el traslado del busto a Alemania y el alto funcionario egipcio considera que dicho documento refuerza sus tesis.

Zahi Hawass asegura que el documento firmado hace un siglo describía la pieza como el retrato de una princesa realizado sobre yeso, a pesar de que el arqueólogo alemán que la descubrió sabía que se trataba de la reina Nefertiti y que fue esculpida sobre piedra caliza. Según Hawass, el documento se redactó así "para que Alemania adquiriera la estatua".

Las autoridades egipcias pondrán en marcha los trámites oficiales para exigir el retorno definitivo del busto, según anunciaron en una nota oficial. La respuesta de Berlín no se ha hecho esperar, y en otra nota hecha pública por el Ministerio de Cultura se asegura que “está absolutamente descartado” el transporte de la escultura hasta El Cairo, ni siquiera como "préstamo" para alguna exposición temporal.

"Los documentos demuestran claramente que el Estado prusiano adquirió legalmente el busto y que no existe derecho de reclamación por parte de Egipto", subraya otro comunicado del Museo Egipcio de Berlín, que hasta hace unos días parecía dispuesto a “estudiar” la posibilidad de “ceder temporalmente” la escultura, aunque ello dependería de los resultados de “un análisis sobre el estado de la pieza arqueológica y los riesgos que su transporte conllevarían para su conservación”.

Todo esto ocurre un mes después del regreso del busto de Nefertiti al reinaugurado Neues Museum de Historia Antigua de Berlín, en el que se integra el Museo Egipcio. La célebre estatua, que tiene 34 siglos de antigüedad, se exhibe completamente sola en una de las salas recién restauradas por el arquitecto británico David Chipperfield.

El museo que custodia de nuevo el busto más bello de la Historia quedó prácticamente destrozado durante la Segunda Guerra Mundial pero se ha sometido a un minucioso proceso de reconstrucción que ha costado 200 millones de euros. ‘Nefertiti’ fue trasladada desde el Altes Museum dos semanas antes de su exhibición en el Neues Museum y permaneció embalada todo ese tiempo para que se aclimatara gradualmente a las nuevas condiciones de conservación.

La "reina viajera" permaneció sepultada en el Valle de Amarna más de 3.000 años pero desde que fue descubierta por los alemanes no ha parado de cambiar de sitio. En 1912 fue trasladada desde Egipto al Neuen Museum y cuando comenzaron los ataques aliados a Berlín fue escondida por los nazis en una mina de Turingia, al este del país. Tras la ocupación aliada, fue trasladada de nuevo a la capital alemana, donde se exhibió primero a las afueras del sector norteamericano y a partir de 1967 en el barrio de Charlottemburg.

La reunificación del país trajo consigo tres nuevas mudanzas. Primero la llevaron al Kulturforum, un moderno complejo museístico en el que fue rodeada de neones. Después, al Altes Museum y al Pergamon, muy cerca de su emplazamiento actual.

Nefertiti vivió en el siglo XIV antes de Cristo y fue la esposa del faraón Akenatón. Su nombre significa "belleza del dios Atón”, aunque un reciente estudio de su busto mediante tomografía computarizada reveló que el verdadero rostro de la reina, oculto bajo la decoración exterior, no era tan bello como ahora pueden verlo sus admiradores. Según ese análisis, la reina tenía una nariz bastante más ancha y sus pómulos no eran tan pronunciados.

Los sucesivos gobiernos que ha tenido Egipto durante los últimos 70 años han reclamado la propiedad de ‘Nefertiti’ en numerosas ocasiones, argumentando que fue sacada del país de manera ilegítima. También se han sucedido las peticiones más o menos formales para que pudiera exhibirse temporalmente en museos egipcios pero desde Alemania siempre se contestó que sería muy arriesgado su transporte.

26/12/2009

Fuente: Arteselección

Notas relacionadas:

Destruyen momias en los disturbios en Egipto

Atenas pelea por sus tesoros

El Cairo reabre el museo de Arte islámico más importante del mundo

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú