Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

Historias de Buenos Aires

Colegiales: Sobre la ruta porteña de los jesuitas

Arq. Luis Romo
arquitectoromo@yahoo.com.ar

Capilla de la Chacarita Vieja
Capilla de la Chacarita Vieja
Foto: M. Eugenio Auzón (Revista de Buenos Aires Semanal Ilustrada - 19 de Marzo 1899 - Año V Nº 208)

Cuando Garay fundó por 2º vez la futura ciudad de Buenos Aires, repartió las tierras de acuerdo a 3 tipos de suertes o mercedes, entre las personas que llegaron con él.

Un tipo eran los solares urbanos, originados a partir de la subdivisión de la traza de la ciudad en manzanas de 120 varas por lado (1 vara= 0,866 mts.), y que comprendía las ubicadas entre las actuales calles 25 de Mayo, Viamonte, Libertad, Salta, Independencia y Balcarce, las cuales entregó enteras o subdivididas de acuerdo a la importancia del futuro propietario.

Otro tipo fueron las chacras, distribuidas desde Retiro hasta la actual ciudad de San Fernando, teniendo como frente el Río de La Plata con un ancho de entre 300 y 500 varas y un largo de 1 legua (alrededor de 5.200 metros) como máximo, pero la mayoría finalizando en la actual Av. de los Constituyentes, conocido durante un tiempo como Camino del Fondo de la Legua.

El último tipo de suertes corresponde a las estancias, ubicadas al sur del Riachuelo, partiendo de la actual Avellaneda y llegando hasta cerca de la localidad de Magdalena.

A principios del siglo XVII, Hernandarias otorgó a los jesuitas una chacra en la zona debido a la existencia en el lugar de “piedra de cal y arena”, materiales que necesitaban para las construcciones y también autoriza a instalarse en el lugar a gente para su extracción.

Con el tiempo los jesuitas ampliaron su asentamiento adquiriendo más tierras, cerca de 2.700 hectáreas, en las que establecieron lo que iba a pasar a conocerse cómo la Chacarita de los Colegiales (nombre de dos de los barrios más próximos), un establecimiento agrícola-ganadero, donde se producían los alimentos que se consumían en el Colegio de San Ignacio, que sería el antecesor del Colegio Nacional de Buenos Aires.

Los caminos usados por los sacerdotes para desplazarse dentro de la chacra, eran los que con el tiempo se transformaronn en las principales calles o avenidas de la zona: Álvarez Thomas, Federico Lacroze, Dorrego. Luego de la expulsión de la orden en 1767, las instalaciones comenzaron a derruirse y fueron utilizadas durante el Gobierno de Rosas para alojar a caciques derrotados de la Campaña al Desierto.

Debido a la epidemia de fiebre amarilla de 1871 y ante la falta de capacidad de los cementerios, se destinaron tierras del actual Parque Los Andes para los entierros. Funcionó allí hasta que se lo clausuró en 1875 debido a las pocas condiciones de salubridad que presentaba, pero siguió funcionando hasta 1886, momento en el que fue trasladado a los terrenos actuales y pasó a ser conocido como Cementerio de la Chacarita, aunque su nombre era Cementerio del Oeste.

Cementerio de la Chacarita
Cementerio de la Chacarita hacia el año 1900

La ciudad se transformaba y crecía hacia el interior. El tren inaugurado en 1857 llegaba hasta los terrenos cercanos al cementerio gracias al emprendimiento del Sr. Federico Lacroze, quién también instaló una línea de tranvías tirados por caballos acercando ésta zona al centro.

En 1880 se produjola federalización de la ciudad de Buenos Aires, lo que llevó a que ésta –junto con los entonces pueblos de Flores, al oeste, y Belgrano, al norte–, formen el área metropolitana que hoy conocemos demarcada por la Av. General Paz.

La electrificación del tranvía (bajando los costos del transporte), la extensión de la trama urbana hacia el interior del territorio apoyada con un cinturón de parques de norte a sur (3 de Febrero, Los Andes, Centenario, Rivadavia, Chacabuco, Avellaneda) en los cuales se concentran actividades comunes a la población (museos, escuelas, clubes, soc. de fomento, etc.), el loteo y venta en cuotas de sectores de tierra, la extensión de las redes de servicios (agua, luz, gas), llevan a que vayan rellenándose los espacios que van quedando libres en la trama, formando los distintos barrios.

En 1898 se fundó la estación Colegiales del ferrocarril Mitre (ex Central Argentino), que tomó el nombre del lugar (situación contraria a otros barrios) y en el otro extremo se ubicó la estación Federico Lacroze, cabecera del ferrocarril Urquiza.

Colegiales
Avenidas Corrientes y Federico Lacroze en 1916

No fue sino hasta 1972 que, mediante la ordenanza 26.607, se dividió a la ciudad en 46 barrios, momento en que se separó del nombre de Chacarita, y a partir del año 2007 pasó a formar parte junto con Belgrano y Nuñez de la comuna Nº 13, en que queda dividida la ciudad.

El día de fundación del barrio es simbólicamente el 21 de septiembre de 1863, por ser el día del estudiante y el año de ingreso de Miguel Cané al Nacional Buenos Aires, ya que fue él quién más referencia hizo al histórico barrio en su libro Juvenilia.

Notas relacionadas:

Palermo: Barrio fashion con pasado anegadizo

Belgrano: Barrio aristocrático con alma de pueblo

Las estancias de la provincia de Córdoba: El motor de la economía jesuita

Las Ruinas de San Ignacio: Memorias del paraíso guaraní

20/11/2009

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú