Turismo

NovedadesArchivo

Montenegro: El lado B del Adriático

Picnics Musicales en Parques Nacionales

Niš (Serbia): en la encrucijada de la historia

El Cabildo de Buenos Aires

Historia de un emblema de la ciudad

Arq. Luis Romo
arquitectoromo@yahoo.com.ar

Cabildo 

Los cabildos son instituciones de origen romano, que al ser traída a América se desarrollaron con variantes hasta ser suprimidos en el siglo XIX por los gobiernos independientes. Su nombre deriva de “capitulum”, que significa “reunión de máximas autoridades”.

La variante arquitectónica que se desarrolló en América responde al tipo de edificio que se desarrolla en España en ciudades de poca relevancia. Poseen en fachada un pórtico en planta baja y galería abierta en la alta, el pórtico para ciudadanos, para reunirse a cubierto, para esperar decisiones y la galería como balcón concejil donde el ayuntamiento se muestra al pueblo o como mirador en las fiestas públicas.

Las Leyes de Indias indicaban su ubicación en la Plaza Mayor, cerrando en lo posible uno de sus lados, presentados como edificios compactos, cerrados, de tipo claustral, con una fuerte arquería lineal sobre la fachada principal; llegando a reforzar su acceso con un pórtico.

CabildoEl de Buenos Aires data del año 1608, y fue construido por los maestros los alarifes (albañiles), Juan Méndez, Hernando Álvarez  y Domingo Herrera, y fue una casa de tejas con techo a dos aguas, con dos torres, una en cada extremo, balcón frente a la plaza, claustro y habitaciones dispuestas en U.

Este sufrió una serie de demoliciones y reformas, hasta que en 1682, se le encargó al arquitecto jesuita Andrea Bianchi (o Blanqui), la construcción de un edificio que contenga en planta alta, sala capitular y archivo; y en planta baja calabozos para hombres y mujeres, habitaciones para jueces y escribanos. Bianchi plantea un edificio de carácter lineal y frontal de 60 metros con recova y galería divididas en once arcos, cinco a cada lado y uno central, rematado en una torre con reloj y cupulín.

Los materiales utilizados eran sencillos: mampostería de ladrillo con bóvedas de cañon corrido y cubierta de tejas canal.

Luego de 1810, continuaron funcionando en él los tribunales de la ciudad. En 1860, se le agregaron mosaicos a su cúpula y en 1880, el arq. Benoit, eleva 1/3 la altura de la torre. En 1894, con la apertura de la Avenida de Mayo, sufre la amputación de 3 arcos de su lado norte, quedando luego equilibrado cuando del lado sur se le quitan otros 3 para construir la Diagonal Sur.

En 1940, basándose en documentación histórica, el arq. Mario Buschiazzo reconstruye su aspecto original , que es el que presenta actualmente.

19/10/2009

www.solesdigital.com.ar

Destacados de Turismo
Estancias jesuíticas Ruinas de San Ignacio Rascacielos de Moscú