Teatro

NovedadesArchivo

 

Un enemigo del pueblo

Arde brillante en los bosques de la noche
Próximo
 
 

 

Zozobra

La soledad de los perdedores

Por Mariano García
mariano@octubre.org.ar


Foto: Leandro Natale

Dramaturgia: Darío Durban. Dirección: Marcela Fraiman. Escenografía y Vestuario: Crisol Teatro. Intérpretes: Diego Manara, Juliana Vélez Cárdenas, Carina Resnisky y Cecilia Giovanini. Funciones: Sábados a las 21 hs. Lugar: El Crisol, Quito 4086, Buenos Aires. Reservas: 4981-1619. Entradas: $12, estudiantes y jubilados $8.

La intimidad de la pequeña sala del teatro El Crisol, en el barrio de Almagro, sirve como punto de encuentro para los cuatro personajes marginales que dan cuerpo a “Zozobra”. Cuatro individuos tristes y patéticos que se reúnen alrededor de un misterioso libro que cuenta sus propias vidas, mientras esperan a alguien que nunca llega.

La austeridad de la puesta refuerza la propuesta del grupo El Crisol. Un perchero, una mesa y un retrato de San Martín en el fondo, configuran un lugar tan anónimo como los personajes de la obra. Durante el transcurso de la obra, se sabe muy poco sobre ellos. Solamente que llegaron allí por una convocatoria hecha por mail, excusa perfecta para salirse de sus rutinarias y anodinas vidas.

La soledad en medio de una sociedad hipercomunicada por celulares e Internet es un concepto que se desarrolla tácitamente. Reunidos para firmar un contrato del cual nada se sabe, se cruzan en escena un locutor sin audiencia, una estrella del espectáculo sin fans, una madre que ha perdido su embarazo y una pobre costurera enamorada de los trajes que cose en un sótano.

Los huecos que intencionalmente van quedando en la narración son llenados por la naturalidad de las actuaciones, y la interacción con el público aprovecha la pequeña sala a su favor.

Que los sujetos que sufren de esta soledad y hagan lo imposible por obtener la atención de los demás, sean los habituales “perdedores”, es quizás el punto más cliché de la obra (cuánto más interesante podría ser ver a los tradicionales winners, en idéntica situación).

Si los realizadores hubieran resistido la tentación –muy de moda– de caricaturizar a los marginales de la sociedad, la identificación del público podría ser más lograda. Y podrían compartirse los problemas que son comunes a todos, en vez de mirarlos con desdén, con cierta zozobra.

29/5/2007

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Teatro
El Farmer Spectrum Dance Theater Mísia