Teatro

NovedadesArchivo

 

Próximo
Pompeyo Audivert
Chau Misterix
 
 

 

La sierva

Un análisis de los entretelones del poder

Por Javier Cardenal Taján
xabi10xabi@gmail.com

Versión teatral de Andrés Bazzalo basada en la novela de Andrés Rivera. Elenco: Luis Campo, Heidi Fauth, Mario de Cabo, Fernando Martín y Leonardo Odierna. Diseño de Escenografía y Vestuario: Stella Iglesias. Realización de Vestuario: Susana Sánchez. Realización escenográfica: Patricia Lay – Jorge Mondelo. Dirección: Andrés Básalo y Mónica Scandizzo. Funciones: Viernes a las 22.30 hs. Lugar: Teatro Payró, San Martín 776. Reservas: 4312-5922. Entrada: $12 (descuentos para estudiantes y jubilados).

La SiervaAnte la presencia de numerosos actores invitados, el reestreno de La Sierva en el Teatro Payró tuvo efecto sin defraudar a ninguno de los presentes. La novela de Andrés Rivera, consagrada en 1993 por la Fundación el Libro como el mejor libro publicado en 1992, y ahora adaptada y dirigida por Andrés Bazzalo junto a Mónica Scandizzo, engrosa y fomenta la variada y rica cartelera cultural de la ciudad en período estival.

La obra, ambientada en Buenos Aires a finales del siglo XIX se revela ante el público con una puesta escénica simple y penumbrosa en cuanto a la estética. La obra toma forma y vida a través de sus personajes y el rigor de los mismos. Cada línea pronunciada es una sentencia y para ello nada mejor que la intimidante figura del Juez Saúl Bedoya. Es este personaje quien ante el asesinato de un patrón de chacra italiano, condena al autor material al encierro mientras que, sacando partida a su cargo privilegiado, exonera de toda culpa a Lucrecia, sirvienta del difunto e instigadora y autora intelectual del crimen, a cambio de someterla a una esclavitud de alto contenido sexual.

En todo juego de dominación hay relaciones de poder. Y esta es la que se crea entre estos dos personajes. Una relación enfermiza a partir de la afinidad creada entre victima y victimario y brutal por la violencia intelectual, económica, sicológica y sexual a la cual la sierva es sometida.

El juego erótico planteado a lo largo de toda la obra, pone en evidencia que muchas veces el placer y el goce son alcanzados a partir de la dominación impartida sobre el otro. El poderoso es quien manda y no solo propone sino que es también quien dispone de los medios para hacer a su antojo, desde revolcarse en estiércol hasta definir el futuro de una nación, todos los escalafones están a su alcance. Como dice el juez en su discurso: “El patrón de un gran negocio puede ser más o menos inteligente. Pero siempre es culto. Y cruel.” Y es su vasta cultura y experiencia la que parece demandar transitar, o al menos probar, la otra cara de la moneda, y así es que se somete. Y de montador pasa a ser montado, por un momento se desdobla y goza con el sufrimiento propio pero nunca olvidando quien lleva las riendas del caballo.

La Sierva

Es el caso del juez Bedoya al que muchos adjetivos le caerían bien: culto, perverso, sádico, hasta se diría que es un voyeur que con la mirada puesta siempre en Europa trata de emular la parrandas de los grandes burgueses europeos, aquellos mismos que se dejaban montar por Naná en la novela del mismo nombre escrita por el francés Emile Zola y que relata las andanzas de una bella cortesana parisina (¿o prostituta de lujo?) codiciada por la decadente y corrompida burguesía francesa.

A través de la relación de los personajes del juez y Lucrecia, Rivera indaga el mundo del poder, la política y la corrupción. Una relación que puede ser trasladada a las mismísimas relaciones que mantenía la Argentina de esa época con una Europa que nos sometía a tratados y acuerdos injustos. Así también podemos referirnos a las relaciones de poder de la época, que se tejían dentro de una sociedad patriarcal de grandes terratenientes y apellidos patricios, un mundo católico ortodoxo en el que reinaba un conservadurismo que Rivera se encarga de burlar y poner en evidencia a partir de las preferencias fetichistas de sus integrantes.

Ni que hablar del machismo imperante, más aún en el interior de la Provincia que es donde transcurre la obra. Que quede en claro que dichas relaciones no son atemporales, el presente encuentra las mismas historias, distintos son los actores. Sin embargo la corrupción sigue en boga, y hay muchos que la defienden a rajatabla preguntando si acaso las sociedades no se fundaron en base a la ambición, los complots y las mezquindades de unos pocos.

En este contexto se desenvuelve el otro personaje central: Lucrecia. Ella, la sierva, es orgullosa, altanera, manipuladora y ambiciosa. Y todo esto va sazonado con un condimento fatal para todo hombre, por más poderoso que sea: la belleza. Es con su beatitud que sobrevive al aluvión que representa su nuevo patrón o dueño, Bedoya. La misma beatitud con la que manipula en pos de su anhelo: convertirse algún día en patrona. Sin embargo su defensa contra los embates del juez flaquea y termina por transformarse en una pseudo alianza nefasta y perversa que elimina cuanto se le ponga enfrente pero a su vez transita la cornisa de la traición a todo momento, es que la ambición es cegadora y negadora por sobre todas las cosas.

Entre tanto sometimiento uno se pregunta: ¿Hay amor entre estos dos personajes, o todo queda acotado a la sed de poder, muchas veces traducida como la carencia de estímulos y placeres espirituales, y por qué no hasta carnales?

La sierva es una obra mentada para el análisis de los entretelones del poder y su profanación sobre el espíritu humano. Y al parecer muchas fueron las almas corrompidas que asentaron las bases fundacionales de nuestra nación que, aún en pañales, de a poco deja de gatear esperando dar los tan ansiados primeros pasos.

16/2/2006

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Teatro
El Farmer Spectrum Dance Theater Mísia