Teatro

NovedadesArchivo

 

Un enemigo del pueblo

Arde brillante en los bosques de la noche
Próximo
 
 

 

La Noche / La Nuit

Presencias

¿Acaso alguna vez nos detuvimos a experimentar la marginalidad? Refiriéndome no solo a escuchar su discurso sino también a envestirnos de su experiencia. Bernard – Marie Koltès nos invita en “La noche justo antes de los bosques” a ese mundo de los seres segregados. Este emblemático dramaturgo francés, a través de todas sus obras, buscó radiografiar el diálogo sordo en que se ha convertido el choque de civilizaciones y la marginalidad a la que se puede someter a los hombres considerados diferentes. Denunciando al mismo tiempo la alienación de la sociedad francesa.

En “La Noche – Nuit,” Rolf Abderhalden y Michel Didym, comprendiendo esto, retoman el texto de Koltès en una lectura bilingüe (francés y español). En ella nos enfrentamos a dos cuerpos expresando al unísono una misma angustia, cada uno atravesando la marginalidad desde su lengua. No terminará por quedar claro si ellos son un mismo hombre doblegado o son dos hombres uniendo su discurso sin escucharse. Perdidos en una ciudad en descomposición, poco a poco comienzan a notar que hay otro cuerpo en ese espacio en donde son extranjeros, en esa noche, en ese universo en decadencia.

Su sordera es tan aguda que, en algunos momentos, parecerían no percibir el estar acompañados; aunque en otros momentos, manifiestan ser conscientes no sólo de de la presencia del público sino también de la de su compañero. Por más que puedan entrar en contacto, no lograrán establecer un diálogo, no por hablar diferentes lenguas, sino porque no se detienen e intentan comprender lo que el otro está queriendo decir. Parecería no interesarles percibir al otro, sino que el otro los comprenda a ellos.

Mas allá de que no se escuchen es imposible pensar que no estén afectándose mutuamente, tanto los personajes como los actores. Por lo tanto la estructura de la obra nos hace dudar de la posibilidad de separar a estos dos hombres. ¿No forman acaso parte del mismo discurso? Sus voces son una única voz. “La Noche – Nuit” tiene una composición musical, los actores compaginan de forma polifónica sus textos. Como una misma melodía puede ser interpretada de formas tan disímiles, un mismo discurso puede ser expresado de muchas maneras pero siempre estará hablando de una experiencia común al ser humano. Sus discursos no son separables, uno no sería el mismo sin el otro, no significarían lo mismo.

Las actuaciones nos llevan también a esta unión, uno de ellos absolutamente dinámico, trabaja con su pequeño cuerpo muchos niveles, por momentos nos hace reír; mientras que el otro, rígido (no por esto menos expresivo) maneja la vehemencia a través del rostro, hasta que repentinamente toda esa energía contenida es descargada de forma violenta. Así, cada uno de ellos es espejo no mimético del otro, como si reflejara el arquetipo del ser humano y no la superficialidad. Esos espejos, que plantea Koltès y que llevan a escena Abderhalden y Didym, no captan ni reflejan lo que está a simple vista, la diferencia, sino que muestran las similitudes, la marginalidad y la necesidad de sentirnos en casa, en nuestro universo.

¿Quiénes son extranjeros? Todos lo somos fuera de nuestro pequeño universo, no necesariamente debemos viajar a otro país, para experimentar el ser percibido como diferente en un lugar que no nos es común. “…no me gusta lo que te recuerda que eres extranjero, a pesar de todo, lo soy un poco, supongo que se nota, no soy del todo de por aquí…” (“La noche justo antes de los bosques”).

Lix

26/11/2004

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Teatro
El Farmer Spectrum Dance Theater Mísia