Teatro

NovedadesArchivo

 

Un enemigo del pueblo

Arde brillante en los bosques de la noche
Próximo
 
 

 

La Madonnita

Teatralidad del voyeurismo

Autor: Mauricio Kartun. Dirección: Mauricio Kartun. Con: Roberto Castro, Manuel Vicente y Verónica Piaggio.
El Portón de Sánchez: Sánchez de Bustamante 1034 Reservas: 4863-2848. Localidades: $12.- Estudiantes y jubilados $6. Sábados 23hs y domingos 18hs

“El texto teatral es la pornografía del teatro” dice Mauricio Kartún en el programa de mano. A la búsqueda de esa relación se lanza en “La Madonnita”, es decir, explorar la configuración de un imaginario a partir de un objeto apresado en su fugacidad a través de algún soporte ya sea una grabación, un dibujo, una imagen (foto, película etc.), la palabra escrita. Un imaginario lleno de la individual fantasía humana, esa relación vouyerista del individuo con el mundo que lo rodea, que lo agobia, lo seduce, al que suscribe y lo confunde, y del que en definitiva es parte obligada.

Lo interesante de esta idea es, por una parte, que el ámbito de exploración es precisamente el templo cultural por excelencia del vouyerismo: el teatro. Y, por otra parte, que quien la ejecuta es uno de los literatos del teatro más interesantes e imaginativos que nuestra cultura a dado en las ultimas tres décadas. El resultado: una obra interesante, pero despareja.

Los 90 minutos que dura “La Madonnita”, divididos en cuatro escenas que desde su título proponen una vinculación con la tradición cristiana (Comunión, Carne vale, Sábado de Ceniza y Pascua de Resurrección), hacen alusión a la carga teológica que poseen los discursos que atraviesan (y atravesaron) nuestra construcción socio-cultural. Así, en cada episodio se va transitando la historia de tres personajes que, a mediados de la primera mitad del siglo veinte, en una sórdida relación impregnada de fetichismo (con una clara influencia arltiana) van desarrollando la búsqueda de esa relación que une lo real con lo imaginario.

En ese contexto brutal (el de los textos Arlt) de hombres solos, inmigrantes muchos, “La Madonnita” es el solaz erótico de los que compran sus fotos sexuales en las que se prefigura el arquetipo femenino de la pornografía actual, y de alguna manera la moralidad (machista) que la circunda. Son estos tres personajes: “La Madonnita”, su marido Herzt (el fotógrafo) y Basilio (el vendedor de las fotos, apasionado por el símbolo “madonnita”) los que en un conflicto de intereses articulan la obra.

Kartún incursiona en la dirección de su propio texto, que logra explorar con éxito la meta trazada en las dos primeras escenas. Sin embargo, en las dos siguientes se impone el poderoso narrador teatral que hay en él, el dramaturgo se hace presente y el intelectual desaparece. A pesar de esto, “La Madonnita” genera cierta sensación de búsqueda o de despegue en relación con la dramaturgia habitual, camino ya exitosamente recorrido por dramaturgos como Veronesse y Tantanian.

Sergio Pratt

20/8/2004

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Teatro
El Farmer Spectrum Dance Theater Mísia