Teatro

NovedadesArchivo

 

Un enemigo del pueblo

Arde brillante en los bosques de la noche
Próximo
 
 

 

La Resistible Ascensión de Arturo Ui

En un mundo de sociedades apologistas

Por Javier Cardenal Taján
xabi10xabi@gmail.com

Arturo Ui

Autor: Bertolt Brecht. Traducción de Nicolás Costa y Norberto Silvetti Paz. Elenco: Fabián Vena, Roberto Carnaghi, Jean Pierre Reguerraz, Gustavo Böhm, Marcelo Subiotto, Ricardo Merkin, Claudio Da Passano, Malena Figó, Ricardo Díaz Mourelle, Tony Lestingi, Marcelo Nacci, Gerardo Serre, Cacha Ferreira, Néstor Sánchez, Jorge Ochoa, Pablo Mariuzzi, Enrique Latorre, Gabriel Conlazo, Gonzalo Costa, Sebastián Suñé y Mariel Fernández. Música: Hans Dieter Hosalla. Música incidental: Giya Kancheli. Dramaturgia y dirección: Robert Sturua.
Sala Martín Coronado del Teatro San Martín. Av. Corrientes 1530. Miércoles a domingos a las 20.30. Platea $12, pullman $10, miércoles entrada $6. Duración: 120 minutos.

Bajo la dirección del georgiano Robert Sturua (que una vez más regresa a nuestro país), “La Resistible Ascensión de Arturo Ui” de Bertolt Brecht (1898-1956) se presenta en la sala más grande de Latinoamérica.

La obra de Brecht, escrita en colaboración con Margarette Steffin en 1941 durante su exilio del nazismo en Finlandia, fue mentada para reflejar la llegada de Adolf Hitler a la cúpula del poder durante la Alemania del II Reich. Sin embargo, Brecht pensó contextualizar la obra en la ciudad de Chicago durante la gran crisis de 1929, tal vez queriendo reflejar que personajes como Ui pueden instalarse en cualquier época y lugar.

Dentro de este panorama, en el cual el poder del vil metal se representa a través de los empresarios de la Trust de la Coliflor que atraviesan una fuerte crisis en el mercado de los vegetales, podemos encontrar a los personajes principales de esta obra. Fabián Vena encarna a Arturo Ui, un gangster sediento de poder, en representación del líder nazi; y Roberto Carnaghi, que con toda su maestría elabora el papel del viejo Dogsborough, que emula a quien fuese el presidente de la República de Weimar, Paul Von Hindenburg, a quien Hitler, aprovechándose de su honestidad y ancianidad, sacó del poder. Lo mismo hará el personaje de Vena.

“Los grandes delincuentes políticos deben quedar totalmente al descubierto y, con preferencia, expuestos al ridículo”, supo decir Brecht acerca de su obra. Pues así acontece en “La resistible …” en la cual Sturua hace base en una gran puesta escenográfica móvil, con chatarras apiladas junto a trastos, archivos y muebles que muestran como entre tanta decadencia y objetos corroídos surgen personajes como Ui, calañas de primer grado, ratas en un basural.

Tampoco hay que olvidarse de la música, que en todo momento de la obra disipa al espectador de prejuicios enfundados en lo que se observa y lo hace cambiar radicalmente de emociones, pasando de lo trágico a lo cómico y viceversa. Las cortinas musicales y la obra transcurren entre la ultra violencia y el humor, a veces absurdo y otras por demás inteligente. Se puede plantear aquí una analogía con La naranja Mecánica de Stanley Kubrick que nos hacia vivir ese rush de pavor de la mano de su protagonista, Alex DeLarge.

La obra, que está abreviada y hay partes del texto original que fueron descartadas, se desarrolla a partir de las telarañas que tejen la política, el poder económico y los tiranos como Ui, que deben no sólo valerse de si mismos para conseguir sus objetivos sino en complicidad de otros. Hay 23 actores en escena y el ida y vuelta constante, muchos de ellos interpretando a más de un personaje, pone en evidencia la falsedad con la que se manejan funcionarios y como se traman los oscuros manejos del poder instalando en lo más alto, sin importar los medios, a la peor de las escorias con tal de seguir engrosando cuentas. Sin dudas nuestra sociedad no es ajena a dichos conflictos.

El elegido aquí es Ui, quien aprovecha el reclamo y la hambruna de un pueblo para reclamar un lugar en lo más alto a través de la extorsión, los puños de sus secuaces y hasta la traición de sus compinches. De carácter frágil, amanerado, paranoico, depresivo y resentido, la figura de Ui, emula la de grandes cínicos de la historia, Hitler entre ellos. Nos es la primera vez que Vena interpreta a un pseudo político corrupto. Lleva el personaje con gran histrionismo, aunque por momentos su oralidad, de una cadencia lenta y remarcada, se pueda tornar tediosa. Pero a no dudar que los diversos estados y matices que le impone al personaje hacen de este un crisol de sensaciones encontradas. Así es como en Ui podemos ver desde el más grande de los perversos hasta aquel dictador desaliñado y locuaz que tan bien encarnaba Alberto Olmedo.

Un concepto interesante de Brecht era que apañar a estos pillos es permitirles conquistar nuestra visión de la historia, y muchos dicen que la historia hace al presente. Si a esto último nos remitimos seguramente encontraremos el porqué de nuestra clase política. Actualmente transitamos entre el oprobio y la ignominia. Somos actores de sociedades amansadas por la ambición y la escoria corrupta. El poder a como dé lugar es el slogan en boga. Y qué mejor que este escenario para la ascensión de personajes como Ui que se arman del engaño, la traición, el terror y la violencia ¿Acaso las sociedades modernas apañan el ascenso de hombres como Ui?

Por supuesto que está obra no hará reflexionar a una clase política hace tiempo infestada de manzanas podridas, pero sería interesante que generase algún debate entre los intelectuales argentinos.

Para Brecht el monstruo sigue vivo, el útero de donde salió ese monstruo es aún fecundo. ¿Qué nos quiso decir? ¿Surgirá otro personaje o grupos de tendencias similares? Y vaya si le siguieron a Hitler, vaya si lo sabremos en Latinoamérica. Tantas dictaduras, tanta crueldad, tal vez la más ensañada fue la de Rafael Leónidas Trujillo en la República Dominicana, intentando cierta analogía con el régimen nazi. Y que hay de esa Europa muerta y estancada que intenta despertar o vivir de fantasmas del ayer y vuelca, impensadamente, gran cantidad de votos hacia la ultra derecha.

Todas grandes cuestiones que se revelan ante nosotros como si Brecht instalase a Mnemosine frente a cada uno de los espectadores a fin de recordarles que muchas veces fuimos nosotros quienes apadrinamos a funestos personajes, y peor aún, lo seguimos haciendo.

Analfabetismo según Brecht

El peor analfabeto es el analfabeto político. El que no ve, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. El que no sabe que el costo de la vida, el precio del poroto, del pescado, la harina, del alquiler o de su remedio, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece e hincha el pecho diciendo que odia la política. No sabe, el imbécil, que de su ignorancia nace la prostituta, el menor abandonado, el asaltante y el peor de los bandidos que es el político corrupto y el lacayo de las empresas nacionales y multinacionales” Bertolt Brecht

5/10/2005.

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Teatro
El Farmer Spectrum Dance Theater Mísia