Teatro

NovedadesArchivo

 

Un enemigo del pueblo

Arde brillante en los bosques de la noche
Próximo
 
 

 

Ala de Criados

La Brigada Linneo del poder

Ala de Criados

Elenco: Laura Lopez Moyano, Alberto Ajaka, Esteban Bigliardi y Rodrigo Gonzáles Garillo. Dirección y dramaturgia: Mauricio Kartun. Funciones: Viernes 21 hs., sábados 22 hs., domingos 20 hs. Lugar: Teatro del Pueblo (Pte. Roque Sáenz Peña 943) Reservas: 4326-3606. Entrada: $40, estudiantes y jubilados $25.

Ala de Criados es el nuevo trabajo con dramaturgia y dirección de Mauricio Kartun que se estrenó en el Teatro Del Pueblo. Una propuesta provocadora e imperdible que en la línea de El Niño Argentino sigue indagando en los trapos sucios del mito nacional y la parte maldita de nuestra historiografía.

Los protagonistas pertenecen a esa aristocracia rancia y mentecata que blande el poder; en este caso, una familia apellidada Guerra que vacaciona en Mar del Plata en 1919.

Precisemos un poco más las coordenadas de ese año ya de por sí tumultuoso mundial y nacionalmente, y clavemos el almanaque en la luego denominada Semana Trágica en la que más de 5000 obreros fueron perseguidos y asesinados por la Guardia Blanca, y ya tenemos el contexto en el que se mueven estos siniestros personajes.

Tatana, de botas de montar, pantalón streech, y fea asumida, es la narradora de este verano rojo en el que los “bolshiviques” azotaron las aguas calmas frente al club de tiro a la paloma denominado Pidgeon Club, del cual su abuelo, el Tata, es presidente vitalicio.

Sus compañeros que abotargan la larga siesta de esa estadía chéjoviana en la arena, son sus dos primos, Pancho y Emilito, a quienes les queda grande el apelativo “rectos varones” con el cual ella irónicamente los describe.

Apodados “los bichos” por el resto de los hijos de las familias adineradas por su inutilidad y cobardía, encontrarán en Pedro Testa, el cuentapropista que le consigue palomas al dueño de Pidgeon Club, su azuzador y compañero de brutalidades.

Con excelentes actuaciones, esta obra verbosa y con una sola locación: el acantilado y la playa en la que vegetan estos seres, Ala de Criado, relata en forma literal y figurada las relaciones carnales entre la clase alta (Tatana) y la media baja (Pedro Testa). Tatana, niña mimada y con aires de machona que escribe en “literal” pues aborrece la lengua francesa, la metáfora y la poesía pierde su virginidad con el criado de su abuelo, Pedro, un hombre de voz ronca, práctico y buscavidas, cuya máxima preocupación es salvar las 14.000 palomas que ha cazado para proveer de presa a los tiradores del Pidgeon Club.

La troupe de los bichos encabezada por Testa saldrá de la inacción contemplativa del bádmiton y la modorra calurienta y emprenderán correrías contra los obreros, inmigrantes, y judíos, en una emulación de lo que estaba sucediendo en Buenos Aires.

Es brillante la escena en que Emilio, Pancho y Tatana deciden mimetizarse con el enemigo rojo al que van a atacar, para ganar el respeto de ese Tata tiránico y robber baron que les tocó en suerte. Portando máscaras y entonados con “vodka” de papa, los tres cantan canciones sobre Siberia y las nieves de la Rusia comunista. La sexualidad y la violencia de los Guerra tiene rienda suelta en el rito preparativo para la cacería que llevarán a cabo en la Biblioteca Juventud Moderna donde algunos anarquistas se atrincheran para pedir mejoras en sus condiciones laborales.

Laura Lopez Moyano se luce en toda la obra, y maneja con solvencia el paso de narradora a partícipe de la acción. Es brillante cuando relata con una mezcla de vergüenza y deseo, el momento en que Pedro Testa la “desfloró” en la piecita del ala de criados. “Bomba, Bomba” le decía mientras la cabalgaba. Este monólogo de Tatana y el monólogo que hará más adelante Pedro Testa, son los momentos cúlmines de la pieza.

Sin duda es una obra que requiere atención de parte del espectador y competencias culturales que le harán más sencilla su comprensión. Como siempre la investigación realizada por Kartun recrea con verdad el mundo de los personajes y la época, sin artificio.

Ala de Criados es una obra con múltiples capas de sentido, que madura lentamente y deja su huella imborrable. No hay que perdérsela, verla es un modo más de reflexionar sobre nuestra identidad como argentinos y el papel que la violencia juega en la historia de nuestro país.

A.N.

16/9/2009

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Teatro
El Farmer Spectrum Dance Theater Mísia