Música

NovedadesArchivo

PONCHO
Chuck D

Maximus Festival 2007: Noche de furia

Entrevista con Tony Levin

El triunfo de las ideas musicales

Tony Levin

Por Julián Melone
julianyelotro@gmail.com

Tony Levin (bajista, entre tantos proyectos, de King Crimson, Peter Gabriel y John Lennon) está acostumbrado a integrar supergrupos con músicos de su calibre. En este caso lo hace junto a Marco Minnemann (The Aristocrats, Steven Wilson y Joe Satriani) y Jordan Rudess (Dream Theater y Liquid Tension Experiment),  con quienes acaba de editar el álbum “From the Law Offices of Levin Minnemann Rudess” (Lazy Bones Records, 2016), segundo con esta formación.

En líneas generales, es un disco instrumental sumamente ecléctico y de preferencia para aquellos que disfruten el virtuosismo; aunque también funcionará para aquellos que intenten dar un paso dentro de este tipo de música “difícil” de escuchar. Es habitual encontrar a Levin participando de discos de alta calidad y parece nunca bajar la vara. Y nadie mejor que él mismo para explicar cómo fue el proceso de creación de un trabajo a la vez complejo y entretenido.

– La calidad de composición de “The Law Offices…” parece imposible de alcanzar, no solo por la performance sino por la creatividad. ¿Cómo se encara un proyecto de este tipo?

– Tony Levin: Antes que nada, gracias por el elogio. Trabajamos en nuestras composiciones durante un año cada uno por separado (y principalmente mientras estábamos de gira con otros grupos) y fue durante el tiempo libre entre tours que realmente empezamos a grabar. Creo que este método nos permitió elegir el mejor material –ya que hubo tiempo para rechazar aquello que no se veía lo suficientemente bueno- y estamos felices con el resultado.

– Este segundo álbum suena más pesado y moderno que el primero ¿Qué creés que influyó en la migración del sonido durante estos 3 años transcurridos?

– TL: No pensamos en cambiar nuestra dirección, simplemente escribimos y tocamos la música que teníamos en mente este último año. También está claro, sin embargo,  que Jordan agregó muchos sonidos diferentes a su ‘paleta’. Todos disfrutamos de ese factor.

– Trabajaste con Jordan Rudess en una banda similar (Liquid Tension Experiment), pero la presencia de Marco Minnemann sin duda  hace una diferencia sustancial. ¿Cómo es trabajar con él?

– TL: Marco es un gran baterista, por supuesto, así que es un placer escucharlo componer sus partes; y sus composiciones también son excelentes.

– Ustedes tienen muchos proyectos simultáneamente. ¿Qué los hizo volver a éste?


– TL: Estábamos muy felices con los resultados de LMR1 y era solo cuestión de encontrar el tiempo (lo que llevó un rato largo) para empezar el segundo álbum.

 

“The Law Offices…”   posee las características progresivas que uno podría esperar. Hay mucha enfermedad de la escuela de Zappa, características rockeras del King Crimson de los ’80 y heavy metal colándose por todos los huecos. A diferencia de otros proyectos que integran, la batería inquieta y ligera de Minnemann logra que todos los temas avancen a pura adrenalina y sin descanso, sin nunca desprenderse del buen gusto.

Las armonías de LMR no pertenecen exclusivamente al lenguaje del heavy metal sino que transitan otros caminos armónicos mucho más variados. La variedad de sonidos de Rudess colabora mucho con ello y a  veces parece emular videojuegos o la banda sonora de una película de ciencia ficción. Hay una clara influencia del funk enfermizo de Crimson y Stick Men, con notas imposiblemente graves que colaboran a trazar paisajes dramáticos.

- ¿Qué pasa por tu cabeza cuando escuchas tus propias composiciones en LMR?

–TL: La cuestión es que después de grabar, mezclar y masterizar un track ¡raramente vuelvo a escucharlo! Pero creo que si lo hiciera con lo que logramos en este disco, mis pensamientos serían (ojalá) que triunfamos en lograr las ideas musicales que teníamos en mente.

–Sabemos que tenés un cariño especial por Argentina. ¿Hay chances de ver a LMR en nuestro país?


–TL: Sí, tengo una gran historia con Argentina y con sus seguidores del rock progresivo. Allí tuvimos grandes shows con King Crimson y ojalá continúen las visitas ¡El show con Peter Gabriel fue fantástico! También he estado allí con los Stick Men y quizás vuelva en el 2017 con el cuarteto de jazz “Levin Brothers”. Es uno de mis lugares preferidos del mundo para llevar la música que hago y retroalimentarme de su escena musical.

–¿Cual fue tu show más memorable en Argentina?


–TL: Elegiría el show de King Crimson de 1994 en el Teatro Broadway. Después de haber vivido en Buenos Aires por un mes, de haber escrito y ensayado nueva música, empezamos por tocar unos  geniales shows en “Prix d’Ami” y luego fuimos al Broadway para lo que fue la culminación de un momento muy especial en la historia de la banda.

Entrevista: Cortesía de Rockomotora

29/08/2016

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Indio Solari Ed Sheeran Living Colour