Música

NovedadesArchivo

Juan Pablo Ledo
Goran Bregovic
Corey Glover

Personal Fest 2007. Día 1

Con las pelucas por el piso

Por Mariano García
@solesdigital

Vicentico
Vicentico anticipó la mala onda

La primera jornada del Personal Fest, que comenzó con mucho souvenir y el público jugando con pelucas de colores, fue creciendo en tensión y terminó en avalanchas, corridas, un herido que recibió un puntazo y mucha gente que abandonó el predio antes de que subiera a escena Snoop Dogg, que cerró la noche sin la mitad del público que había asistido. Con problemas en el sonido y reprogramación en la grilla sobre la marcha, el viernes 7 más que una fiesta, fue un fastidio.

Se suponía que, pasada la una de la madrugada del sábado, las 20 mil personas que llenaron el club Ciudad de Buenos Aires deberían haber desalojado el predio desde hace casi una hora. Sin embargo, todos están esperando a Snoop Dogg, que con su larga demora genera mucho fastidio en un público que hace rato dejó de bailar y pasarla bien.

Para pasar del amontonamiento y el tedio al desbande, sólo se necesita una chispa. El polvorín explota cuando un joven es herido con un elemento cortante en el abdomen, y a partir de ese momento se suceden avalanchas y corridas hasta las afueras del club.

Snoop DoggAlgunos vuelven, la mitad abandona definitivamente el club, y lo que menos importa en el cierre de la primera jornada del Personal Fest es la música.

Apenas minutos después de los incidentes sale a escena el rapero de California. Pero su puesta en escena gangsteril (ambientada con disparos y sirenas policiales) ya no es tan cool mientras la carpa de enfermería que está a metros del escenario sigue atendiendo personas lastimadas por las avalanchas.

En la boca del lobo

Los problemas en el sonido de los escenarios secundarios suelen ser un mal al que estamos acostumbrados. Pero en esta jornada, aportaron a enrarecer el clima más de la cuenta.

Gotan ProjectDesde temprano, a eso de las 19.30, la Orquesta Típica Fernández Fierro había sufrido la invasión sonora de Vicentico, que desde el escenario principal se presentaba en simultáneo. Retrasos, ajustes que no llegaron a tiempo, y la organización decidió que el tango no se merecía a pasar otro mal momento.

Fue así que mandaron a Gotan Project (foto) a la boca del lobo: cuando todos estaban enchufados luego de la gran actuación de Tego Calderón, y esperaban por B Real para seguir a puro hip hop; se metió casi de contrabando el tango con bases electrónicas. Abucheos, silbidos, objetos arrojados al escenario, y hasta un amague por parte de la banda para abandonar el escenario, empañaron una buena presentación. Más fastidio, más retrasos, y ya sabemos como terminó la noche.

El subestimado, salvando la noche

¿Mencionamos a Tego? Es una pena que los eventos posteriores no permitan poner en primer plano lo que fue el mejor momento musical de la noche. Con mucha humildad, nada de sobreactuación y una autenticidad que cada vez se ve menos en figuras de la música, el boricua repasó temas de todos sus discos y le metió bomba puertorriqueña al hip hop y el reggaetón.

Tego CalderonDesde su arranque con el clásico “Abayarde”, pasando por éxitos como “Wasa Wasa”, “Los maté”, “Chillin” y “Bandolero”; hasta los nuevos temas “Tradicional a lo bravo” y “Nifu Nifa”; Calderón se ganó a puro esfuerzo y talento un lugar en el público argentino. Con una banda potente, un DJ virtuoso y el plus de la percusión afrocaribeña, “el subestimado” (como se autodenomina en su segundo álbum) confirmó que es único en el género. Y que en estas tierras, tiene crédito para largo rato.

Ya en un segundo plano, quedó un show de B Real que se limitó a repasar los éxitos de Cypress Hill, pero sin su banda. El público se dio el gusto de moverse al ritmo de “Dr. Green Thumb”, “I ain’t going on like that”, “When the shit goes down”, “Lick a shot”; y fumar junto a la hipnótica “I want to get high”. Una previa de lo que se anunció como la visita de la banda completa, para mediados del año que viene.

Mientras el sol todavía iluminaba y las pelucas brillaban, hubo tiempo para que Vicentico se mofara un buen rato del público y el género convocante de la jornada en la que jugó de marginal provocador. Entre sus temas solistas y algún recuerdo Cadillac, tiró dardos como “soy el patito feo del hip hop, pero bailen igual”, “¿Vinieron a ver a Snoppy? ¿o a Jazzy Mel?”, “¿Qué hacen con esas pelucas? ¿Qué pasa, hay mala onda?”.

Sí, había mala onda. Contenida, que se fue acumulando a medida que la desorganización se hizo insoportable, y que terminó por arruinar la apertura del festival .

8/12/2007

Notas relacionadas:

Personal Fest 2007

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour