Música

NovedadesArchivo

Juan Pablo Ledo
Goran Bregovic
Corey Glover

Pepsi Music 2007: Día 3

¿Quieren rock?

Por Sergio Visciglia
svisciglia@hotmail.com

El día rocanrolero, con Intoxicados a la cabeza, convocó mucha gente, la cual asistió vestida para la ocasión y presenció performances de grupos que no fueron de lo mejor a nivel musical, pero que igualmente nunca defraudan a su público fiel. También tocaron los resurgidos mexicanos de Molotov, encargados de cerrar la velada.

Intoxicados
Intoxicados

El pibe estaba ahí parado, con cara de no entender nada, delatando cierta mueca de decepción. Miraba el papelito de la grilla una y otra vez y negaba con la cabeza. Tenía puesta una remera a rayas horizontales rojas y negras, y una inscripción que decía “Villanos”. Preguntaba por todos lados si alguien sabía por qué no tocaba su banda favorita ya que había sido anunciada previamente. Nadie supo contestar, pero él fue víctima de una vieja y clásica posibilidad de estos festivales: los cambios en la grilla con desapariciones de bandas a último momento.

Estaba en los cartelitos, pero Villanos no tocó. Era el día más rocanrolero y el público lo hacía notar: abundaban los pañuelitos, las toperolas y las camperas adidas, demostrando que acá en el país tal vez sea el estilo que más convive con el cliché.

Pasadas las 5 y media de la tarde, Los Jóvenes Pordioseros salieron a escena brindando uno de los shows más efectivos de la jornada, en la cual una vez más el sonido fue el enemigo número uno (¿o número dos?). Era extraño ver a esta banda tan temprano, ya que ciertamente es una de las más populares y convocantes del género. Tal vez no se estén llevando bien con el dios de las grillas, quien sabe. Lo cierto es que ahí estaba cantando “Toti”, trepado a lo más alto que se pudiera llegar (demasiado alto) cerrando un set eficaz ante muchísima gente que ya se había acercado al recinto para ver a la banda.

Jóvenes Pordioseros
Jóvenes Pordioseros

Llegó el turno de Pier y una cierta monotonía audiovisual comenzaba a invadir la velada. El recital igualmente fue bastante coreado por el público presente, sobre todo los temas más hiteros, demostrando que sonar y sonar en la radio del puro rock nacional rinde sus frutos (al menos los frutos de la masividad). También esta banda fue protagonista de un hecho particular que se comentará en párrafos posteriores (ver Otros Escenarios).

Si de aprovechar el aguante radial se trata, salían a escena los muchachos de Guasones. Pese a que a veces no parecía, las canciones se iban sucediendo, y con escasísima ayuda del sonido, aquella monotonía continuaba, dando lugar al momento ideal para hacer cola en los locales de comida (siempre y cuando haya ganas de pagar las cosas el triple de su valor, pero ya que estamos…) o visitar otras alternativas que ofrece el recinto (recordar: ¡infinitas posibilidades!).

Media hora de retraso hasta que los acordes de “Niña de Tilcara” empiecen a sonar, y a partir de allí, cinco minutos más hasta que Pity aparezca en escena e Intoxicados ofrezca un show rarísimo. Mucha psicodelia, mucho cuelgue, una lista de temas totalmente anti festivalera, y una exquisita frase del ex Viejas Locas: “No entiendo que hacen acá habiendo tantas películas buenas para ver en la tele”. ¿Acaso el Pity se suma a nuestra cruzada y otorga una posibilidad más para que podamos de una vez por todas llegar al tan lejano número infinito?

Poco rocanrol ofreció la banda, y cuelgues absolutos llegaron a puntos máximos en temas como el floydeano “Felicidad, depresión” (chequear “Brian damage” de “The dark side of the moon”) o el interminable “Duérmete niño”. Muchos pueden decir que el Pity está mal (lo cual realmente parece ser muy cierto), o que el recital terminó aburriendo, pero lo concreto fue que Intoxicados dio un show no convencional y la parafernalia del Pepsi Music y asociados no admite que las cosas se salgan de libreto.

El resultado del show igualmente no fue muy feliz, y a eso ayudó el pésimo sonido que una vez más fue el personaje principal: los graves nunca se escucharon bien, los demás instrumentos subían y bajaban y claro, el Pity tampoco ayudaba.

Mientras mucho público se retiraba, Molotov cerró la jornada con un frío que aumentaba cada vez más, y que se notaba arriba y abajo del escenario. De todas formas, el calor apareció de a ratos en hits como “Voto latino” o “Frijolero”, y especialmente en “Gimme the power” que contó con la participación de los Café Tacuba. En fin, los mexicanos volvieron, tocaron, cumplieron con su público y se fueron.

Molotov

Otros escenarios

Los escenarios alternativos una vez más ofrecieron variadas posibilidades. Hubo que elegir, porque recordemos que todo no se puede. Hablando de música, por allí se asomó la banda cordobesa de punk 250 Centavos. Su show mezcló potencia, energía, diversión y buenas canciones, logrando una muy buena performance.

Le siguió Superlógico y su extraña manera de llevar adelante y hacer crecer una banda de rock: haciendo covers de los Redondos. De todas formas la fórmula es 100% efectiva y ni que hablar en un festival. La carpa se llenó y el publico pogueó y pogueó con las históricas y siempre emotivas canciones. Un caso particular se produjo en ese momento y fue que se pudieron escuchar en simultáneo dos bandas que intentan hacer algo de los Redondos o semejante: Superlógico en la carpa, Pier en el escenario principal.

Por otro escenario se lució Fantasmagoría, banda de”Gori”, ex Fun People; y Blues Motel creó un grandioso clima de fiesta ante una enorme cantidad de público.

También se pudo escuchar el punk rock de los pibes de Infierno 18, que contaron con la presencia en escenario de “Toti” de Jóvenes Pordioseros en un tema. Además regalaron zapatillas a su público que les debe haber dado “Papá” (chiste para entendidos o para curiosos que quieran averiguar quien es papi, al que alguna vez también bautizaron como “el Satánico Dr. Cadillac”).

Termina el día y aquella frase del Pity citada anteriormente debe retumbar en la cabeza de varios. La posibilidad de quedarse en casa se suma sin dudas a la lista. Ah, aquel pibe fana de Villanos sigue en el campo de Ciudad esperando que toque su banda.

29/9/2007

Ver más del Pepsi Music 2007

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour