Música

NovedadesArchivo

Mike Patton
Goran Bregovic
Corey Glover

Las Pelotas en el Roxy

Cómo se curan las heridas

Por Sergio Visciglia
svisciglia@hotmail.com

Fotos: Beto Landoni

Bajo un clima extraño, el pasado sábado 17 de noviembre Las Pelotas tocó a sala en llena en The Roxy, con el inusual ingrediente de que faltó a la cita su cantante Alejandro Sokol, sometido a un tratamiento de rehabilitación. El dato se encargó de comunicarlo un enojado Germán Daffunchio, el otro líder la banda que pese a todo demostró su potencial histórico entregando un buen recital.

Las Pelotas

A las 21:03 Las Pelotas sale a escena. Alguien falta en el medio. Suenan sin parar “Basta”, “Desaparecido”, “El fantasma no muerde” y “Hoy me desperté”. La banda deja de tocar y Germán Daffunchio comienza a hablarle al público. Los colgados que nunca prestan atención de a poco se callan y el murmullo se convierte en un silencio casi total. Las palabras de Germán son directas, sin ninguna clase de rodeos: “Alejandro (Sokol, cantante de la banda) está atravesando un proceso de rehabilitación, es nuestro amigo y desde acá, tanto nosotros como ustedes esperamos que pronto vuelva a cantar. Los que hablan pelotudeces no saben una mierda de lo que pasa, y los que firman en la página podrían dejar su dirección así les podemos contestar”.

Las noticias sobre el accidente automovilístico de Alejandro Sokol y el comunicado que informaba que el cantante no iba a estar presente en los shows de Las Pelotas por un mes, generaron una catarata de mensajes ofensivos en el foro de la página web oficial de la banda, muchos de los cuales descalificaban fuertemente a Germán Daffunchio. Su respuesta fueron las palabras arriba del escenario, que demostraban una furia pocas veces vista en el guitarrista y cantante.

La música siguió con una ola de canciones como “No me acompañes”, “Blanca nieves” o “Cómo se curan las heridas”. El característico bloque reggae se hizo presente y sonaron “Transparente” y “Saltando”. “Hawaii” pasaría a ser el único tema de los que canta Sokol elegido para la noche (también sonó “Capitán América” pero últimamente siempre es cantado por Daffunchio).

Muy gratos momentos dejaron “Rompiendo la puerta” y “Peces”, de esos que dan ganas de cantar con los ojos cerrados, imaginándose cualquier situación extremadamente placentera como la que se está viviendo en ese instante.

El final de “Peces” se vio interrumpido por una pelea entre pares del público, y Germán otra vez salió con los tapones de punta: “Hay un montón de hijos de puta afuera, váyanse a pelearse con ellos en lugar de pelearse entre ustedes”. Demostraba entonces que su enojo para nada se había ido, y también la situación englobaba cierto clima tenso que se percibió a lo largo de toda la noche. Hubo un par de intervenciones más que continuaron indicando en qué estado se encontraba el humor de Daffunchio.

“Grasa de chancho” y su mensaje a todos los que hablaron de más luego del inconveniente legal que tuvieron los dos pilares de la banda en el año 1994, parece retumbar en la noche con la misma bronca con la que seguramente fue concebido.

Las Pelotas

La banda suena por momentos de primera, y decide retirarse del escenario con “Sueños de mendigos” y la letra que salpica: “Siempre estarán los que quieran estar / solo saldrán los que quieran romper”. Pero vuelve, con acordeón en manos de Sebastián Schachtel, y la dulzona “Cuando podrás amar” suena en un The Roxy totalmente lleno de gente, de calor y de cervezas.

Luego de “Cinco magníficos”, el tema de Sumo elegido para la ocasión, la versión súper acelerada de “Shine” será la encargada de cerrar la jornada. Un recital que duró algo más de una hora cuarenta, más corto de lo habitual por razones obvias (aunque en Santa Fe sonaron varias de las canciones que normalmente son cantadas por Sokol), con un extraño clima que sobrevolaba las instalaciones del lugar y una performance sin dudas de alto nivel llevada a cabo por los otros cinco integrantes de la banda (o ya se podría decir seis, debido a la presencia cada vez más notoria de Alejandro Gómez, quien hace las veces de trompetista o percusionista, entre otras cosas).

Sin dudas que se extrañó a Sokol, y muchas cosas se pueden pensar sobre el hecho de por qué no se suspendieron los shows. Pero desconociendo lo que realmente sucede, no tiene ningún sentido opinar y mucho menos agredir a los integrantes de la banda. Sólo queda apoyar a Alejandro Sokol en su recuperación, y por el bien del rock nacional rogar por una larga vida de Las Pelotas.

22/11/2007

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour